18
May
08

La lógica ‘publicitaria’ de ETA

ETA no actúa de forma irracional, sino con una lógica, si bien una lógica macabra y criminal. Luis del Pino ha expresado en su blog esta idea que me parece fundamental para el análisis de la banda ETA de cara a su derrota.

Luis del Pino, en su post “¿Por qué mata ETA?”, nos dice que se ha instalado en la opinión de bastante gente la afirmación “ETA mata cuando puede”, “simplificación” que le “parece enormemente perversa”, “con la que sólo se consigue que el terror de ETA se perciba como un terror irracional, carente de causas inmediatas, contra el que nada puede hacerse porque no hay ninguna lógica que lo regule”. Es tremendamente importante darse cuenta de lo falaz de la simplista afirmación. Reproduzco ahora unas notas que tomé, de un seminario sobre Seguridad y Defensa al que asistí, de una intervención de Rafael Calduch:

“La correspondencia entre las cifras de número de atentados por áreas geoestratégicas y las de victimización en esas mismas zonas no se corresponden proporcionalmente. Por ejemplo, Europa es el 2º área de las que consideramos en la ponencia de Calduch con mayor número de actos terroristas, pero en cambio, su victimización es de las menores. De ahí podemos sacar la conclusión de que las estrategias terroristas difieren según las zonas (unas pueden buscar victimización y otras impacto mediático).

Claramente, ETA busca publicidad con sus atentados, presencia en la sociedad a través de la propaganda, los medios de comunicación y el impacto doloroso de sus acciones más o menos calculadas, pero siempre con un objetivo. En palabras de Luis del Pino, “ETA mata como medio de reactivar la presión del terror entre la sociedad española”, “ETA mata o deja de matar no ‘cuando puede’, sino cuando la jugada lo aconseja”. “ETA siempre está ahí, para intentar conseguir que los españoles se cansen, para intentar que el Estado efectúe nuevas concesiones”.

Descubierta su táctica ‘publicitaria’, debemos definir una política de no concesiones a ETA de ningún tipo: ni políticas, ni publicitarias. Combatir a ETA tratando de hacer ver a su entorno lo nefando de sus actos a través de los medios de comunicación, pero sin exceder el tratamiento y su presencia dando una publicidad que no merece a una banda de criminales: no olvidemos que ‘”la publicidad negativa también es publicidad”. Incluso se podría solicitar a los medios una minimización expresa de la cantidad de sus contenidos sobre terrorismo para aplacar su impacto mediático.

Hay quienes podrían pensar maliciosamente que las manifestaciones de la AVT de la legislatura pasada daban alas a los terroristas, y en parte podría parecer que tuvieran razón, pero recordemos que estas concentraciones no eran sólo contra ETA -como se presupone-, sino abierta y legítimamente contra la política antiterrorista de Zapatero, que pasaba por la negociación con la banda armada a través del mal llamado “proceso de paz” y así fomentaba la publicidad de ésta, propiciando la recuperación de los asesinos. Por tanto, la AVT sólo actuaba en reacción a unas actuaciones del Ejecutivo, no era quien comenzaba el conflicto entre éste y aquella, tratando por la vía de la manifestación de hacer ver al Gobierno su error y mitigar consecuentemente la publicitación de ETA.

El “Acuerdo por las libertades y el terrorismo” luchaba contra esta lacra española desde el Estado de Derecho, además de que una unión sin fisuras entre los principales partidos favorecía una ‘despublicitación’ del conflicto vasco: si no se trata extensamente en los medios sobre un asunto básico como es éste al estar ya debatido y tomada una determinación, la propia banda terrorista no tiene espacio para su publicidad.

Encontré hace unos días en un mercadillo de libros usados “Las vísperas del 23-F” (2ª parte de “Jaque al Rey”) de Santiago Segura y Julio Merino. Un libro muy interesante -aunque algunos criticarán a los autores por su procedencia ideológica en vez de ver los argumentos aportados, una verdadera falacia “ad hominem”– que contiene un párrafo, en el contexto de los convulsos años 70 y 80, que merece la pena señalar para completar el artículo: “… ¿qué habría ocurrido si ETA en lugar de ir realizando ‘acciones pequeñas’ hubiese realizado un día una ‘gran acción’? ¿Qué habría ocurrido si en lugar de ir asesinando poco a poco hubiese asesinado de un solo ‘golpe’ trescientos guardias civiles con sus jefes y oficiales correspondientes? Éste es el tema, ETA no ha querido nunca la intervención militar frontal…, lo que ha querido ha sido minar poco a poco la moral del Ejército, para consustancialmente ir debilitando al Estado.”

ETA se ‘contiene’, se ‘dosifica’, juega con España de forma similar a como un pescador suelta o tensa el sedal para capturar su presa por medio del agotamiento, fiel a la izquierda radical y a la sinuosa idea de inspiración leninista: “Dos pasos adelante, un paso atrás”, al dar la vuelta al título de su libro “Un paso adelante, dos pasos atrás”. Desenmascaradas algunas de sus técnicas y mediante una comprensión clara por parte de los dos principales partidos nacionales del camino de la lucha contra ETA, ésta debería ser derrotada. Lástima que el actual Presidente no inspire confianza debido a su pasado de negociación con ETA… pero siempre puede reconocer su error y volver con claridad al “Pacto Antiterrorista”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Categorías

Archivos

Blog Stats

  • 213,332 hits

A %d blogueros les gusta esto: