Posts Tagged ‘Ángel Rey Gallego

09
Nov
15

“Duelo asimétrico” (Ángel Rey Gallego), sobre las “Coplas retrógradas” de Chicho Sánchez Ferlosio

“Coplas retrógradas” es una de las canciones más emblemáticas de mi admirado Chicho Sánchez Ferlosio. Ya José Luis Balbín en el programa de “La Clave” del 7 de mayo de 1993 “Qué fue de los cantautores contestatarios” le pidió a Chicho que la cantara, aunque prefiriera regalarnos un tema inédito.

En homenaje a Chicho he escrito esta letra alternativa para la misma melodía de “Coplas retrógradas”. Creo que encaja con su ideología anarquista y sirve para múltiples situaciones y gobiernos. Espero que guste.

“Duelo asimétrico”

(Letra: Ángel Rey Gallego; música posible: las “Coplas retrógradas” de Chicho Sánchez Ferlosio.)

Estoy que trino
estoy que trino
con ponerme la tele
estoy que trino,
descubrimos ahora
todo su timo:
“Toma del frasco
ya emitiste tu voto
sufre ahora el chasco”.

Si no cumple el gobierno
lo que promete,
saco sable y espada,
saco florete.
Soy deslenguado
ni debajo del agua
yo no me callo.

Son correosos
son correosos
en las ruedas de prensa
son correosos,
las preguntas esquivan
con todo el morro.
Nos engatusan
les pagamos el lujo
y ellos se atusan.

Si recoge el programa
suaves impuestos,
se avecinan sin duda
días funestos.
Son mentirosos
las narices les crecen
a esos pinochos.

Lamiendo el culo
lamiendo el culo
siempre desde los medios
lamiendo el culo,
no se crean que me llevo
de modo rudo:
es evidente
que no cabe en los diarios
lo diferente.

Si yo a los del gobierno
doy con el guante,
trago juicios y pleitos,
todo extenuante.
Son muy ladinos
me retuercen las leyes
son viperinos.

Se está muy harto
se está muy harto
desde el contribuyente
se está muy harto,
sólo anuncian un dulce
que acaba en falso.
Hay que retarles
a jugarse su cargo:
dimisionarles.

Si deciden que es riesgo
la gallardía,
no se duda en sacarte
la policía.
Son muy cobardes
rehuyen duelos a un tiro
como los de antes.

Es un ensueño
es un ensueño
revivir los derechos
es un ensueño,
sólo pido justicia
y lo que es nuestro:
es utopía
que renazca el respeto
al fin del día.

Anuncios
07
Jul
15

“Ideas para la enseñanza de una Historia de la Física contextualizada, metodologías y su dialéctica” (Ángel Rey Gallego)

A continuación pondré un link de Academia.edu a mi TFM (Trabajo Fin de Máster) “Ideas para la enseñanza de una Historia de la Física contextualizada, metodologías y su dialéctica” (Ángel Rey Gallego) para el Máster de Profesorado, especialidad Física y Química, 2014-2015, en la Universidad de Valladolid (España). Defendido el 7 de julio de 2015.

También incluiremos una modesta “Presentación” de dicho TFM, así como el ‘Resumen’ (Abstract) y las ‘Palabras clave’ escogidas.

“Ideas para la enseñanza de una Historia de la Física contextualizada, metodologías y su dialéctica”

Ángel Rey Gallego

Máster de Profesorado 2014-15 – Universidad de Valladolid (España)

– Resumen / Abstract:

<< Este Trabajo Fin de Máster pretende aportar ideas para la enseñanza de una Historia de la Física contextualizada, con fundamentos teóricos, sociales, metodológicos y didácticos, teniendo en cuenta la epistemología e historia de la Ciencia. Todo se ultima en algunas propuestas de intervención educativa en Cultura Científica o CMC, modelos y analogías en Física o una introducción a la investigación, usando múltiples planteamientos y recursos. >>

– Palabras clave:

HISTORIA DE LA FÍSICA, CONTEXTUALIZACIÓN, MÉTODO CIENTÍFICO, DIALÉCTICA, INTERVENCIÓN EDUCATIVA, CTS.

Presentación.

— Edición del 16 de noviembre de 2015:

  • Se puede encontrar este TFM en el Repositorio de la UVa (Universidad de Valladolid) en el siguiente link:

http://uvadoc.uva.es/handle/10324/13595

04
Jun
15

“¿Cómo diseñarías reglas deportivas en otros planetas o lunas?” – Rocío Mínguez San José & Ángel Rey Gallego

Como ya sabéis, este 2014-2015 estoy cursando el “Máster de Profesorado”, especialidad de “Física y Química”, en la Universidad de Valladolid (España). Una de las asignaturas de este Máster ha sido “Innovación docente en Física y Química”, impartida por la profesora Elena Charro Huerga. Para esta asignatura tuvimos que realizar, mi compañera Rocío Mínguez San José y yo mismo –Ángel Rey Gallego–, un trabajo siguiendo ideas del Proyecto PROFILES y de Salters Horners. Nos pareció que estos métodos didácticos mediante el uso de “escenarios” que nos enseñó Elena Charro pueden ser de bastante eficacia en diversos contextos. Por eso ofrecemos nuestra modesta aportación, esperando que pueda resultar de utilidad y como una forma extra de dar a conocer el Proyecto PROFILES. Adjunto el link del trabajo, subido en Academia.edu, a continuación:

“¿Cómo diseñarías reglas deportivas en otros planetas o lunas?” – Rocío Mínguez San José & Ángel Rey Gallego

04
Jul
10

Sobre las diferentes gradaciones posibles de la potencia de Dios

Para la asignatura de Teodicea que cursé este año con Sixto Castro tuve que realizar un trabajo que reproduzco aquí. Antes de que vengan las críticas y las quejas (“¡No es falsable!”, etc. etc.) quiero aclarar que, aunque pueda usar conceptos extraídos de la Ciencia, soy consciente de que no se puede considerar “Ciencia” en el sentido estricto al no ser para nada “popperiano”, pero creo que como ejercicio intelectual podría tener algo de valor. He aquí:

“Sobre las diferentes gradaciones posibles de la potencia de Dios”

Ángel Rey Gallego

Introducción

En principio usaremos los términos en un sentido tomista[1], pues será, por así decirlo, la base intuitiva que nos daremos para comenzar[2], aunque vayamos a ser flexibles. Posteriormente, durante el desarrollo, nos iremos alejando de la terminología habitual siempre que sea necesario para expresar los distintos conceptos.

Tendremos unas premisas fundamentales de las que partiremos: 1) Dios existe y 2) es de algún modo ilimitado o infinito en su poder; sirva esto como piedra angular de todo el artículo. Esa “infinitud” puede dar lugar a paradojas o contradicciones que intentaré resolver (en un primer momento) o admitir intelectualmente (en el último caso) a lo largo del artículo. Para ello indicaré si se necesitan introducir nuevas premisas.

La forma de análisis que se va a realizar es lógico-deductiva: partimos de distintas premisas como axiomas y vamos derivando las consecuencias que se extraigan (por ello no debe extrañar que se aparte de una visión empirista -aunque sí se tenga en cuenta a la hora de postular premisas como la del libre albedrío-, ya que es totalmente intencionado en este estilo de análisis). Es decir, salvo error u omisión en los argumentos, las conclusiones son una tautología[3], pero su veracidad final depende de que los axiomas y premisas, en principio indemostrables, sean ciertos.

Las conclusiones serán válidas para cada premisa secundaria, pues consideraremos tres casos posibles. No podemos aplicar indistintamente las conclusiones de un caso a otro.

Usaremos también ideas de Kurt Gödel[4], que bastarán con una somera comprensión conceptual de lo que nos ilustran, no matemáticamente estricta (ya que sería muy complejo). No seremos en exceso rigurosos, pues nos interesa el componente cualitativo.

Tres niveles posibles de la “potencia” de Dios

Podría graduarse el poder o “potencia” de Dios en tres niveles[5], en todos “infinito” pero de diferentes clases, aunque para ello habría que redefinir los términos usados a cómo se utilizan normalmente:

1.- Omnipotente: Sería un Dios con un poder infinito en cuanto a la hora de realizar acciones y prever el resultado de las mismas, pero una vez realizada una no puede volver atrás.

2.- Omniactuante: Dios puede intervenir en cualquier momento del tiempo y del espacio, pero no puede vulnerar las dos leyes más fundamentales de la lógica (el principio de identidad y el de no contradicción).

3.- Todopoderoso: Es el Dios que puede realizar cualquier cosa, incluso que no hayan ocurrido cosas que ya han ocurrido, o contradecirse.

Dios Omnipotente

Dios podría tener un poder infinito para realizar acciones y prever el resultado de las mismas, pero sin poder volver atrás. Parecido a un tablero de ajedrez, donde puedes ir, por así decirlo, “hacia adelante, pero no hacia atrás”. Puede realizar cualquier acción, pero no hacer desaparecer de la existencia lo que ha ocurrido o decisiones que ya ha tomado. En definitiva, Dios no puede “viajar en el tiempo”.

Si Dios tuviera este tipo de poder “limitado”, podría ser “omnipotente” evitando todas las contradicciones que surgen al utilizar este tipo de conceptos. Esto es así porque redefinimos el uso habitual de la palabra omnipotencia y la distinguimos de un Dios “omniactuante” (que veremos en el siguiente punto). ¿Cómo? Mediante la distinción entre Potencia y Acto que describió Aristóteles. Potencia, lo que puede llegar a ser; Acto, lo que verdaderamente llega a ser[6].

Así pues, en este caso, Dios es omnisciente en virtud de su omnipotencia, y puede adivinar todas las consecuencias de cada una de las decisiones que tome él y que puedan tomar las personas o animales; además de prever todo lo que venga regido por las leyes naturales[7]. Tiene, por así decirlo, una visión global de todas las ramificaciones posibles del árbol de decisiones a las que se puede optar, y escoge lo que cree óptimo, pero no puede volver hacia atrás para cambiar las cosas. Un Dios omnipotente se ve afectado por el transcurrir del tiempo, renunciando a actos potenciales por cada decisión que toma, como en el transcurso de una partida de ajedrez.

Este es el caso más sencillo de los tres, y con el que se resolverían paradojas de la omnipotencia que involucren de alguna manera el concepto de tiempo como “medida del cambio”. Ya sea como medida del cambio en el universo que Él ha creado, o como medida del cambio de las decisiones que el propio Dios toma en un “mundo divino” previo o coexistente en el que pudiera habitar (cada decisión que toma hace que pase el tiempo para Dios).

Dios Omniactuante

Dios tendría aquí poder para intervenir en cualquier momento del tiempo y del espacio, como si el universo estuviera formado por una estructura cuatridimensional que pudiera “moldear”. No obstante, en esta opción Dios tiene una limitación: no puede vulnerar las dos leyes más fundamentales de la lógica (el principio de identidad y el de no contradicción, dos caras de una misma moneda; el principio del tercero excluso sí, ya que se pueden desarrollar sistemas que no lo cumplan –lógicas multivalentes, etc.– y son perfectamente libres de contradicción[8]).

No obstante, debido a que es un hecho demasiado evidente que tiene su influencia fundamental en el tratamiento de estas ideas, tenemos que introducir aquí la premisa del libre albedrío del Hombre dado por Dios, y que entraría en colisión con esa absoluta libertad divina de disponer del universo cuatridimensional y modificarlo en cualquier momento.

Libre albedrío y necesidad del tiempo

En este apartado se defiende la necesidad del tiempo para poder ejercer el libre albedrío, usando ideas de Einstein y de Gödel para ello.

Gödel en su artículo[9] “Algunas observaciones acerca de la relación entre la teoría de la relatividad y la filosofía idealista”[10] hace unas reflexiones interesantes acerca de la naturaleza del tiempo. Usando las ecuaciones de Einstein de la Relatividad General da cuenta de un universo, el “universo de Gödel”, y demuestra la inexistencia del tiempo. Su principal argumento para ello consiste en afirmar que si es posible el viaje en el tiempo, aunque sea sólo de una forma teórica, entonces el tiempo no tiene sentido: no existe[11]. El tiempo que describirían las ecuaciones de Einstein sería un tiempo como una cuarta dimensión “espacial”, no el tiempo intuitivo en que siempre pensamos.

Esta idea haría del universo una macroestructura de cuatro dimensiones espaciales[12], sin tiempo intuitivo como medida del cambio[13], sino como una dimensión espacial más. Nosotros seríamos seres instantáneos que vamos desarrollándonos en una cuarta dimensión más que no captamos por completo (sólo recordando el pasado, si bien no percibiéndolo; o intuyendo el futuro). No se puede ver la línea temporal de forma completa, puede que debido a una subjetiva característica perceptiva nuestra, pero eso no quiere decir que el universo no pueda conformarse en la macroesctructura que se plantea.

Por tomar un ejemplo de la ficción, en el cómic “Watchmen” (Alan Moore y Dave Gibbons), un personaje, el Doctor Manhattan[14], tiene una percepción del tiempo como un todo, prefijado y predeterminado. También, en el primer relato que escribió Robert A. Heinlein, “La línea de la vida”, un inventor consigue averiguar la duración de la vida humana[15] y toma el cuerpo presente de cada persona como una “sección transversal” de la línea de vida (de tiempo) completa.

Pero esta idea del tiempo como algo predeterminado y como una dimensión más englobada en el “espacio-tiempo” de cuatro dimensiones (en una estructura puramente geométrica; sin factores dinámicos, sin cambio), atenta gravemente contra la idea del libre albedrío. Si todo está prefijado, no podría existir. Sin tiempo[16], no existe el libre albedrío.

Una macroestructura geométrica sin tiempo como medida del cambio no permite la existencia del libre albedrío, ya que su fundamento es poder elegir lo que se hace. En tres dimensiones espaciales, la materia está distribuida de una forma cualquiera, pero donde hay elección –fundamento del libre albedrío- es en cómo nos movemos, o cómo distribuimos la parte de materia sobre la que tenemos control, a lo largo del tiempo. Las decisiones, las elecciones se desarrollan siempre en un contexto dinámico al suponer un cambio con respecto a lo que ya hay. Si el tiempo se convierte en una dimensión espacial más (aunque nuestra percepción subjetiva sea diferente), deja de haber decisión.

Si esto fuera cierto, todo sería una geometría de un espacio-tiempo rígido[17], sin cambio. Sólo quedaría un margen para el libre albedrío, aunque necesitaríamos salir de lo físico y pasar a lo metafísico: si las decisiones nuestras fueran tomadas fuera del tiempo y del espacio y ya hubiéramos decidido en ese estado de cosas lo que vamos a hacer, con lo que el espacio-tiempo no sería más que la plasmación de nuestras decisiones previas (tomadas en un supuesto “mundo eidético” preexistente al Universo), la cristalización en la macroestructura cuatridimensional de nuestras decisiones (¿incluidas las de un posible Dios?). Esto conciliaría la posibilidad del libre albedrío con lo defendido por religiones como la católica en que Dios es omnipotente y lo conoce todo sin menoscabar nuestra libertad[18] (aunque postulando un estado previo de preexistencia del alma, lo que es absolutamente indemostrable, pero nos vemos obligados si queremos mantener las premisas previas y la premisa del libre albedrío).

Sin una solución de este estilo, un Dios Omniactuante que modifique arbitrariamente el espacio-tiempo colisionaría con nuestro libre albedrío.

Dios Todopoderoso[19]

Es el Dios que puede realizar cualquier cosa, incluso que no hayan ocurrido cosas que ya han ocurrido, o contradecirse; o violar o redefinir las leyes de la lógica.

Aplicaciones del teorema de incompletitud de Gödel a la teología natural

En este apartado se aplica el teorema de incompletitud de Gödel[20] a la teología natural  para probar que Dios debe ser “inconsistente” y/o “infinito” para ser “completo”, y las consecuencias de esta idea en la Creación y el Caos.

Existen tres leyes básicas en la lógica aristotélica clásica: el principio de identidad (“A es A”), el principio de no contradicción (“no pueden darse A y no-A al mismo tiempo”) y el principio del tercero excluido (“todo enunciado es o verdadero o no verdadero”). No consideramos aquí a la lógica multivalente, que tiene más valores de verdad aparte de los de verdadero y falso, y que vimos anteriormente en las notas.

Dios: completitud e inconsistencia

Imaginemos la Nada, antes de una hipotética Creación. No existiría lo que conocemos, lo que incluiría a las propias leyes de la lógica, con lo que sería posible la contradicción. Sería la Nada como posibilidad de Todo.

Analicemos las consecuencias:

Podría decirse que en la Nada habría “cero entes” (dejando de lado que los propios conceptos de cero y conjunto vacío pudieran no tener sentido en la Nada). Según el principio de identidad, el cero es igual a cero, una afirmación cierta aunque no se tuviera la obligación necesaria de que se cumpliera como hemos dicho arriba. “0 = 0” sería sólo uno de los resultados posibles porque, al no existir el principio de contradicción, podríamos escribir la contradicción 0 = 1 y, a partir de ahí, 0 = 1 + 0 = 1 + 1 = 2 y todos los números naturales, luego los enteros y demás, llegando finalmente a poderse estructurar todo un sistema matemático inconsistente (de momento nos circunscribiremos a la matemática y a la lógica). Sin embargo, todo sería una inmensa indeterminación, ya que se podría demostrar cualquier cosa debido a la contradicción -en virtud del “principio de explosión”, “de una contradicción se deduciría cualquier cosa”[21]-.

Ahora entra en juego el famoso teorema de incompletitud de Kurt Gödel, que “estableció que cualquier sistema lógico lo bastante grande como para contener la aritmética ordinaria era necesariamente incompleto”[22]. Este teorema dice que un sistema matemático tiene que ser incompleto para ser consistente o, si es completo acaba siendo inconsistente, es decir, niega la “completitud” de ciertos sistemas: “nunca se podrá encontrar un sistema axiomático que sea capaz de demostrar todas las verdades matemáticas y ninguna falsedad”[23].

Como hemos visto, la inconsistencia nos lleva a que cualquier enunciado sea verdadero, lo que en el fondo es una indeterminación total que no nos sirve en Ciencia (no nos permitiría concretar nada, ni hacer predicciones de hechos), pero, supuestamente, haría posible todo. Y ahora es cuando llegamos a la aplicación del teorema de Gödel a la teología natural: si –de existir– Dios es “Todopoderoso” u omnipotente en un sentido “absoluto” (el indicado al inicio de este apartado), no tendría por qué estar sujeto a las leyes de la lógica; y nuestro universo supuestamente creado por Él sólo sería un caso particular –siendo así una parte consistente e incompleta dentro del total inconsistente y completo– que es nuestro universo.

Debemos aclarar que aquí tomamos todos los universos posibles como un sistema matemático “completo”. En realidad deberíamos decir que un Dios Todopoderoso debería ser capaz de construir un sistema matemático “completo”, y podrá hacerlo si es “infinito” o “inconsistente”, como veremos a continuación. Las leyes de nuestro universo vienen con una estructura matemática más o menos subrepticia, que deberá cumplir con los distintos teoremas matemáticos que vengan al caso, de ahí este abuso de notación tratando al universo como un sistema matemático. Hay que extrapolar y tener esto en cuenta a la hora de entender las ideas expuestas, así como otros abusos de notación a los que recurrimos por simplicidad expositiva, como calificar a Dios como “completo” cuando quiere decir “capaz de construir un sistema matemático completo”, y demás casos parecidos.

Retomamos el argumento: Dios debería ser capaz de contradecirse para ser omnipotente absoluto y resolver, mediante la aceptación de la inconsistencia, la paradoja de la omnipotencia: “¿puede Dios crear una piedra que ni Él mismo pueda levantar?” Claro que sí, si Dios es Todopoderoso, si Dios es –usando términos matemáticos– “completo”, debería ser capaz de manejar la inconsistencia. Un Dios omnipotente no debiera estar atado al principio de no contradicción (aunque luego pudiera introducirlo en la universo que decide crear). A nosotros nos puede ser difícil de imaginar, pero ya dijo Montesquieu que “existe un dicho según el cual si los triángulos concibiesen un Dios, lo imaginarían con tres lados”. A nosotros nos puede pasar lo mismo e imaginar a Dios desde un punto de vista demasiado antropomórfico.

Hay que añadir que el Cristianismo es una religión que asume de una forma muy natural la inconsistencia en un marco de consistencia general. La idea de la Trinidad, un Dios “uno y trino”, con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (3 = 1). Ocurre lo mismo en el Hinduismo con su trinidad de dioses Trimurti (Triple Forma): Brahma, Vishnú y Shiva.

Una pequeña reflexión final en este apartado: Si en la Nada no existe en principio de no contradicción, todo enunciado es verdadero; y cero (la Nada) es, en principio, igual a cualquier cosa. Esto podría llevar a pensar que, más que haber la Nada en el comienzo, sería el Caos, producto de la “inmensa indeterminación” que mencionamos arriba. Un Caos que podría venir recogido en algunas leyendas o mitos (como en las mitologías griega y egipcia) en el que hay un Dios que lo ha ordenado todo y así “crea” nuestro universo, un Dios “ordenador” más que “creador”[24].

Dios: completitud e infinitud

Para que un sistema lógico-matemático sea “completo” sin ser inconsistente debería tener infinitos axiomas. Tomamos un sistema axiomático cualquiera de suficiente complejidad que incluya la aritmética, y siempre, según el teorema de incompletitud de Gödel, va a haber alguna proposición indecidible que no se puede probar o refutar dentro del sistema. La verdad o falsedad de esta proposición deberá ser tomada como un nuevo axioma. Pero este procedimiento no tiene fin, ya que siempre encontraremos nuevas proposiciones indecidibles. Dios debería ir eligiendo cada vez que apareciera una de ellas de una forma iterativa infinita, para lo cual, Dios debería ser “infinito” para poder abarcar esta tarea. “Una mente infinita, como la de Dios, que pueda manejar todos los números a la vez, probablemente no tiene necesidad de axiomas.”[25]

Para nosotros, al ser seres finitos, Dios mismo sería una proposición indecidible, no pudiendo nunca probarle ni refutarle de forma conveniente.

Conclusión: si Dios es “completo”, será infinito y/o inconsistente

Dios, de existir, debería ser capaz de construir un sistema lógico-matemático completo. Como hemos visto, Dios no tendría por qué estar sujeto a las leyes de la lógica (incluso se podría decir que “crea” las leyes de la lógica) y construir un sistema completo asumiendo la inconsistencia. Otra forma sería crear un sistema completo mediante la introducción de infinitos axiomas, asumiendo la infinitud de Dios. Resumiendo: si Dios es “completo” (es decir, que puede construir un sistema así), debe ser “infinito” y/o “inconsistente” (capaz de manejar la inconsistencia y/o los infinitos).

Conclusiones finales

En los dos primeros puntos, “Dios Omnipotente” y “Dios Omniactuante” hemos tratado de evitar y resolver las contradicciones que surgen del uso del concepto de un Dios con poder infinito de alguna forma, aunque con limitaciones, no olvidando tampoco la importancia del libre albedrío del Hombre en estos aspectos. Son los dos “tipos” de Dios que más se parecen al de la teología cristiana, y nuestros resultados son similares: un Dios que es “Acto Puro” (junto con la no tan cristiana noción de “mundo eidético preexistente” donde las almas preexistentes realizan sus decisiones que se cristalizan en el Universo). Aunque la compatibilidad de la omnisciencia y presciencia divinas con el libre albedrío quedan sin resolver satisfactoriamente, pero el “Acto Puro” de Dios sumado al “mundo eidético preexistente” podrían ser una solución posible[26].

Sin embargo, en el tercer punto, “Dios Todopoderoso”, hemos intentado analizar qué ocurre si asumimos la contradicción y la infinitud con la mayor naturalidad posible. Aunque he de reconocer que en parte es un argumento cíclico, pues empezamos con la propiedad de un Dios “Todopoderoso” (que tiene implícita la “infinitud”), llegándose a la posibilidad de un Dios capaz de manejar la inconsistencia que, aunque implícita en la noción de ser “Todopoderoso”, aquí queda evidenciada. Pero ya dijimos al comienzo que los argumentos del artículo, al ser deductivos, darían lugar a tautologías, sólo que así se aclaran los conceptos (como en matemáticas, que en realidad no son más que una inmensa cantidad de tautologías útiles[27]).


Notas:

[1] Se puede consultar el “Compendio de teología” de Tomás de Aquino como breve introducción a estos aspectos, no hace falta llegar a consultar la “Suma Teológica”.

[2] De manera similar a como Kurt Gödel tomo de base el “Principia Mathematica” de Bertrand Russell y Alfred North Whitehead cuando formuló sus famosos teoremas de incompletitud que veremos más adelante.

[3] Este método de análisis lógico tiene su utilidad y valor aunque no sea plenamente empírico, puesto que las relaciones lógicas tienen contenido epistémico. Javier de Lorenzo, en el libro “La matemática: de sus fundamentos y crisis”, señala lo siguiente: “[Según Frege] las relaciones lógicas son epistemológicamente relevantes: si un pensamiento α es una consecuencia lógica de un conjunto de pensamientos π, es el conocimiento de los elementos de π lo que da firmeza al conocimiento de α.

A su vez, la independencia de α respecto a π muestra que hay alguna fuente de conocimiento que garantiza a α diferente a la fuente de conocimiento que garantiza a π. Y ello tiene consecuencias de carácter ontológico: si α se demuestra a partir de π, ello implica que α no agrega ningún compromiso ontológico nuevo al aportado por π, pero si α es independiente de π ello implica que lo que garantiza a π no se compone ontológicamente con lo que garantiza a α.”

En definitiva, tomar unas premisas y retorcerlas y manipularlas hasta ver a dónde llegan nos da información sobre las mismas y las aclara ontológicamente.

[4] Para los artículos e ideas que usaremos, ver “Obras Completas” de Kurt Gödel, Alianza Editorial.

[5] Estos tres niveles son tomados como tres premisas secundarias que serán distintas hipótesis de trabajo, y veremos las consecuencias de las mismas.

[6] Aquí tenemos que sacrificar la descripción tradicional de Dios como “Acto Puro”. Véase este texto de Tomás Alvira, “Significado metafísico del Acto y la Potencia en la filosofía del Ser”, para profundizar en estos conceptos desde el punto de vista tomista:

http://dspace.unav.es/dspace/bitstream/10171/2035/1/01.%20TOM%C3%81S%20ALVIRA,%20Significado%20metaf%C3%ADsico%20del%20acto%20y%20la%20potencia%20en%20la%20filosof%C3%ADa%20del%20ser.pdf

[7] Hay un problema con esto y es si esta clase de omnisciencia, que incluiría la presciencia, violenta el libre albedrío. Premisa tácita muy importante en este punto. Se puede ampliar sobre este tema en el artículo “Libertad humana y presciencia divina en Boecio” de Manuel Correia M.: http://www.scielo.cl/pdf/tv/v43n2-3/art07.pdf

[8] Bart Kosko en su libro “Pensamiento borroso” describe un ejemplo cotidiano para un posible uso de la lógica difusa: “Sostened una manzana en la mano. ¿Es una manzana? Sí. El objeto que tenéis en la mano es uno de esos bultos del espacio-tiempo que pertenecen al que llamamos conjunto de las manzanas, el de todas las manzanas que haya habido donde y cuando sea. Dadle un mordisco; masticad ese trozo y tragáoslo. Vuestro tracto digestivo va separando las moléculas de la manzana. El objeto que tenéis en la mano ¿es todavía una manzana? ¿Sí y no? Pegadle otro mordisco. El nuevo objeto ¿es todavía una manzana? Otro mordisco más. Y otro y otro, hasta que no quede nada. La manzana pasa de serlo a no serlo, y a ser nada. Pero ¿cuándo ha traspasado la línea que separa el ser una manzana de no serlo?” Y añade: “Cuando tienes media manzana, tienes tanto una manzana como no la tienes. La media manzana impide una descripción de todo o nada. La media manzana es una manzana borrosa.”

En “Pensamiento borroso” se nos muestran las visiones antagónicas -o no, que en “lógica difusa” nada tiene por qué ser totalmente verdadero o falso- del pensamiento occidental (bivalente, dualista) y el oriental (multivalente y difuso o borroso): un “enfrentamiento” entre Aristóteles y Buda. Además, también nos hace ver la estrecha conexión entre el zen y la lógica difusa.

[9] http://books.google.es/books?id=aUvOAobbNBIC&pg=PA145&lpg=PA145&dq=godel+relatividad+filosofia+idealista&source=bl&ots=hTD90VcqFc&sig=nsYZ9s6fU0JGjcd9sZYQZXoLsRo&hl=es&ei=-XmXStjlHpbQjAf6ucSwBQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=5#v=onepage&q=&f=false

[10] http://www.elementos.buap.mx/num63/htm/21.htm

[11] “Un mundo sin tiempo”, Palle Yourgrau, pág. 151 (Colección Metatemas, Tusquets Editores, Barcelona, 2007. Traducción: Rafael de las Heras Alfonso.): “Gödel demostró matemáticamente que en el modelo de mundo que había construido, habría líneas de mundo temporales continuas conectando dos acontecimientos cualesquiera (…)”. “… Gödel concluyó que la estructura de espacio-tiempo en tal mundo sería claramente un espacio, no un tiempo, y por consiguiente, que t, la componente temporal del espacio-tiempo, sería de hecho otra dimensión espacial y no el tiempo como nosotros lo entendemos en la experiencia cotidiana.” Pág 173: “… [Para Gödel] el tiempo –y, por lo tanto, la velocidad y el movimiento- es sólo una ilusión. Pues si se puede volver a visitar el pasado, éste todavía existe.” “Para Gödel, si hay viaje a través del tiempo, no hay tiempo.”

[12] Palle Yourgrau, pág. 35: “siendo el tiempo absorbido por completo dentro de la geométrica de un hiper-espacio”.

[13] Para más información acerca del tiempo como “medida del cambio”, ver mi artículo “¿Una nueva dimensión temporal?”: https://angelrey.wordpress.com/2008/02/08/%C2%BFuna-nueva-dimension-temporal/

[14] http://es.wikipedia.org/wiki/Doctor_Manhattan

[15] Pongo aquí el extracto del relato “La línea de la vida” de Robert A. Heinlein en que se describe su idea del tiempo como una dimensión espacial más. Obviamente es ficción, pero resulta muy sugerente para dar una idea intuitiva de lo que se plantea en este apartado: “Supongamos que lo tomamos a usted como ejemplo. Se llama Rogers, ¿verdad? Muy bien, Rogers, usted es un fenómeno espaciotemporal cuya duración se extiende a través de cuatro dimensiones. No llega usted a un metro ochenta de altura, tiene usted unos cuarenta y cinco centímetros de ancho y quizá veinte de grueso. En el tiempo, hay tras de usted una cierta cantidad de este fenómeno espaciotemporal que se prolonga quizá hasta1916, y del cual vemos una sección transversal que forma un ángulo recto con el eje del tiempo, del grosor del presente. En su extremo más alejado hay un bebé, oliendo a leche agria y echándose encima el desayuno de su biberón. En el otro extremo yace, quizás, un hombre viejo en algún lugar de los años ochenta. Imaginemos este fenómeno espaciotemporal al que llamamos Rogers como un largo gusano rosado, continuo a través de los años, con un extremo en el seno de su madre y el otro en la tumba. Se extiende aquí junto a nosotros, y la sección transversal que podemos ver se nos aparece como un cuerpo normal y corriente. Pero esto es una ilusión. En este gusano rosado hay una continuidad física, que permanece a través de los años. En realidad esta continuidad física es un concepto común a toda la raza, ya que esos gusanos rosados surgen de otros gusanos rosados. De este modo la raza es como una enredadera cuyas ramas se entrelazan y dan nacimiento a otros vástagos. Tan sólo efectuando una sección transversal de esta enredadera podríamos caer en el error de creer que los vástagos son individuos independientes.”

[16] Obviamente, aquí usamos “tiempo” en un sentido intuitivo, no como una dimensión espacial más.

[17] “Como él mismo apuntó [[John Wheeler]], una consecuencia inquietante de la teoría especial de la relatividad de Einstein de 1905 es que el tiempo es relativo. Y no sólo relativo, sino “estático”, pues la otra cosa que la relatividad especial hizo con el tiempo [fue] unirlo con el espacio en la entidad tetradimensional del espacio-tiempo […]. Un resultado de esta nueva visión del espacio-tiempo es que el movimiento a través del tiempo, o movimiento de tiempo […], es reemplazado por el tiempo estático.” (p.182)

[18] Al modo que se dice que Dios es “Puro Acto”.

[19] En mi blog “Apuntes y digresiones” publiqué varios posts que son refundidos aquí en este apartado: “Dios, completitud e inconsistencia” (https://angelrey.wordpress.com/2008/05/13/dios-completitud-e-inconsistencia/), “La inconsistencia y la completitud en el Cristianismo” (https://angelrey.wordpress.com/2008/05/22/la-inconsistencia-y-la-completitud-en-el-cristianismo/) y “Dios, completitud e infinitud” (https://angelrey.wordpress.com/2009/01/01/dios-completitud-e-infinitud/)

[20] Ver “La trama oculta del Universo” de John D. Barrow para una descripción intuitiva del famoso teorema.

[21] Ver Wikipedia, “Principio de explosión”: http://es.wikipedia.org/wiki/Ex_falso_quodlibet

[22] “La trama oculta del universo” de John Barrow.

[23] Para una idea de los conceptos basta con consultar el artículo de la Wikipedia de donde se ha extraído la cita: http://es.wikipedia.org/wiki/Teoremas_de_incompletitud_de_G%C3%B6del

[24] Lo llamo “ordenador” mejor que “arquitecto” para no dar lugar a malinterpretaciones masónicas o de cualquier otro tipo que enturbien el debate”.

[25] “Un mundo sin tiempo”, Palle Yourgrau, pág. 80.

[26] Aprovecharé esta nota para exponer una serie de especulaciones más arriesgadas que bien podrían venir al caso. También es cierto que esta idea (la de Dios como “Acto Puro” junto a un “mundo eidético preexistente”) podría ser compatible con la teología cristiana al presuponer de algún modo un “pecado original” aunque no se haya tomado decisiones en vida nada más nacer (pero sí que se han tomado “antes” –fuera del tiempo– en el “mundo eidético preexistente”. El transcurrir del tiempo sería una ilusión en la “macroestructura cuatridimensional” que mencionábamos más arriba y que se habría conformado en la combinación conjunta y simultánea de las decisiones de las personas, animales y Dios. E incluso las propias leyes naturales y las consecuencias de las mismas –incluyendo desgracias como terremotos, etc.– serían una especie de “Creación conjunta” entre los creados y Dios al combinarse todas las decisiones, con lo que podría quedar resuelto el problema del “mal natural” si éste es englobado o imbricado en el de un “mal moral” en el mundo eidético preexistente (aunque esto recuerde al Calvinismo). Además, el libre albedrío estaría en el “mundo preexistente”, por lo que en la “macroestructura cuatridimensional”, o sea, en nuestro Universo, podría no haber “libre albedrío” y venir todo regido por leyes deterministas sin violentar nuestro libre albedrío previo del “mundo preexistente”. Así, el libre albedrío y el transcurrir del tiempo serían una ilusión en nuestro Universo, pero reales en el “mundo previo preexistente” (no importando que se llegara a demostrar en nuestro Universo que no existe el libre albedrío en experimentos como el de Libet –https://angelrey.wordpress.com/2008/12/29/%C2%BFdonde-estan-los-pensamientos-%C2%BFdonde-esta-el-yo/–, de controvertida interpretación, aunque esto dista mucho de ser falsable y “popperiano”…). En nuestro Universo actual sólo tendríamos la ilusión de la “conciencia” como una reminiscencia de ese estado de decisión del “mundo previo”, lo que puede recordar a la búsqueda de la “extinción del ego” en religiones y filosofías como el taoísmo, el zen o el sufismo (ver: http://www.ayahuasca-wasi.com/espanol/dharma/psicologia%20transpersonal.html y http://www.tendencias21.net/Oriente-y-Occidente-dos-aproximaciones-a-la-conciencia_a1091.html).

[27] “Teoremas matemáticos, tautologías y ajedrez”, de mi blog “Apuntes y digresiones”: https://angelrey.wordpress.com/2008/12/08/teoremas-matematicos-tautologias-y-ajedrez/

26
Jun
10

The Wire: “Que se joda el espectador medio”

En el “Hablando Claro, número 9” (la revista de NNGG del Partido Popular de Valladolid) de mayo-junio de 2010, aparece una crítica mía sobre la gran serie “The Wire” (aunque en la revista viene bajo la firma colectiva “Atwater & Rove”). Aquí os pongo la reseña:

The Wire: “Que se joda el espectador medio”

Ángel Rey Gallego

The Wire significa “La Escucha” o “El pinchazo”. Una serie que podría ser convencional por su temática, “¡otra serie más de policías!”… Pero no es así: es la que muchos consideran “la mejor serie de la Historia”, donde lo realmente innovador no es su temática, sino su tratamiento.

Transcurre en Baltimore, ciudad plagada de delincuencia, corrupción y drogas, donde los traficantes diseñan métodos para eludir los pinchazos telefónicos y la policía mejora sus técnicas a la par, en una guerra que no tiene fin. No se puede llamar “guerra” a la guerra contra las drogas, afirma un personaje. ¿Por qué? “Las guerras acaban”, asegura. Plagada de frases y reflexiones como ésta, un idealismo cínico impregna todos y cada uno de los fotogramas de The Wire.

La legalización o no de las drogas se enmarca en el centro de The Wire, con un hecho fundamental que se encuentra en el medio de la tercera temporada de las cinco que tiene la serie, justo en la mitad: la creación de “Hamsterdam”. Ahí lo dejamos, para que descubráis lo que es visionando esta obra maestra de la televisión y para que comprobéis las consecuencias que tiene.

Son cinco temporadas, cada cual con su temática y sirviendo una trama más o menos cerrada: una temporada, un caso. La primera trata de los traficantes de Baltimore y cómo se actúa contra ellos (sirviendo de presentación de algunos de los personajes principales), la segunda sobre el puerto y los sindicatos, la tercera introduce el mundo de la política, la cuarta analiza los institutos y el modelo educativo, y la quinta critica a los medios de comunicación.

Apartamos a un lado, porque supondría extender en demasía esta insuficiente recensión, lo más importante de The Wire, los personajes. The Wire es una obra coral, donde todo personaje, por pequeño que sea su papel, es “real”, ninguno es acartonado ni simplista. Tenemos al “Robin Hood” de los traficantes, Omar Little; al idealista pero problemático policía McNulty, al metódico Lester; el afable Bunk; Avon Barksdale y Stringer Bell, los jefes de los traficantes, tendente a la acción uno y más intelectual el otro; Carcetti, el político que intenta cambiar las cosas; y muchos, muchos, muchos más…

No obstante, tiene un inconveniente: necesita un cierto tiempo para acostumbrarse. Hay que dar a la serie confianza durante unos cuantos episodios, donde con trabajo uno se habitúa a un extraño ritmo que elude las elipsis y desarrolla y cuenta todo con detalle y precisión documental. Una vez sobrepasado el duro muro inicial –que requiere un acto de fe, de voluntad–, todo va como la seda, y degustamos una exquisitez artística.

Esta serie en realidad podría considerarse como una miniserie de cinco episodios (cada temporada), sólo que da la casualidad de que cada uno de ellos dura unas doce horas “¡Ah, se siente!”–, y por eso debemos verlos en concentradas píldoras de una hora cada una.

En definitiva, The Wire es la mejor serie de la historia y, pese al gran componente de crítica, un verdadero homenaje a la ciudad de Baltimore y sus gentes. Con grandes debates políticos y sociales, donde la verosimilitud y el realismo son la norma. Sumamente recomendable, aunque no es una serie sencilla para cualquier público. David Simon, su creador, y la HBO, cadena que la produce, pueden sentirse orgullosos de haber hecho una joya de la pequeña pantalla. David Simon dijo que sus estándares al escribir los guiones se resumían en una breve máxima: “Que se joda el espectador medio”. En un mundo donde la mediocridad se intenta alzar frente la excelencia es lo que necesitamos. Amén a eso.

02
Nov
09

RETRATO IDEOLÓGICO-SOCIAL DE LA HISTORIA DE ESPAÑA DESDE EL AÑO 1929

JulianMarias Hace tiempo venía dándole vueltas a las ideas de Julián Marías del “método histórico de las generaciones”. Este verano, al explicarle esta teoría a un amigo, perfilamos un artículo considerando estas ideas aunque introduciendo hipótesis propias. Tras retocarlo y actualizarlo, decidimos publicarlo aquí:


Retrato ideológico-social de la Historia de España desde el año 1929

Ángel Rey Gallego & Eduardo González García

Valladolid,  noviembre de 2009

Introducción[i]

Tomando teorías[ii] como la expuesta por Julián Marías[iii] en “Literatura y generaciones”[iv] o “El método histórico de las generaciones”[v], por Amando de Miguel en libros como “España cíclica: ciclos económicos y generaciones demográficas en la sociedad española contemporánea”[vi] y tantos otros[vii]; se pueden subdividir los periodos históricos en “generaciones” de unos 15 años de duración. Reinterpretando los datos a la luz de estas ideas, planteamos que cada una de las generaciones se divide en tres partes, con “planteamiento, nudo y desenlace”. Cada generación supone un estado mental sociopolítico que se resuelve de una forma u otra, pero que tiene sentido tomado individualmente. Por así decirlo, cada generación afronta un problema o un proyecto, que será o no resuelto, completado o no, conducido de manera correcta o llevado al fracaso. Eso sí, cada periodo, cada “generación” es una historia en sí misma, un relato con planteamiento, nudo y desenlace, como una película o una novela (cinco años para cada parte; en total, 15 años). Una división que se desprende de forma bastante natural con sólo analizar los sucesos con sus años y las diferentes generaciones y procesos históricos; tal y como haremos en este artículo, planteado como una cronología. También escogemos unas nuevas fechas de las que nos sugiere Julián Marías, pues nos parece que coinciden mejor con nuestra nueva hipótesis de dividir en tres partes cada generación.

Hay que decir que acontecimientos importantes no son necesariamente los más vistosos o los que habitualmente se usan para marcar la transición entre una etapa y otra. A veces es más determinante un cambio de actitud en una parte de la población, como ocurrió cuando Aznar toma el mando del Partido Popular y lo lleva a ganar las elecciones por vez primera; el ganar las elecciones es la consecuencia del cambio de actitud y el hecho más vistoso, pero el hecho más importante es la refundación de AP en PP. Otro ejemplo: el franquismo acaba cuando se asesina a Carrero Blanco, y los dos años siguientes son simplemente un periodo mínimo de transición a la siguiente etapa, o el inicio –planteamiento- de la misma. Así, la etapa continuadora del franquismo es el felipismo, que arranca ya en 1974, cuando empiezan a fraguarse las fuerzas de ese período -Felipe González es nombrado Secretario General del PSOE en octubre de 1974-. Otro ejemplo es 1989, el año de la llegada de Aznar. Lo fundamental de la etapa es el liderazgo del propio Aznar y la refundación de AP en PP. El aznarismo tiene su inicio precisamente aquí, y no en 1996, siendo el triunfo electoral un hito del nudo del relato, de la generación.

La estructura de generaciones de quince años exactos que hemos planteado debe verse desde una perspectiva de cierta flexibilidad –las ciencias sociales no pueden ser demasiado rígidas o exactas–. El principio o el final de una etapa pueden moverse a izquierda o derecha un año. Nótese la inconsistencia de afirmar que el nacimiento de un nuevo año conlleva inmediatamente el fracaso de cualquier reconfiguración social. En 1959 se aprueba el Plan de Estabilización, y con ello se inicia un nuevo periodo. Aunque quedan reminiscencias del anterior, con la visita de Eisenhower se cierra lo que llamaremos generación de “Consolidación del Régimen franquista y su aceptación internacional”. También se puede ver que en el final de una generación se dan los componentes que fraguarán la siguiente generación. Si bien estos se hallan aún en su infancia, no teniendo vida activa en la generación que muere, están en formación: es la entrada de los tecnócratas en 1957, aunque el Plan de Estabilización se haga efectivo en 1959; igualmente con la victoria de Aznar en Castilla y León en 1987, aunque no se convence a Fraga para que Aznar sea candidato al gobierno de la Nación hasta 1989. Queremos decir con todo esto que, como en el cine bélico, al espectador se le esconde el pasado inmediato, la instrucción de los soldados. Lo que determina la narración de la película es la propia preparación y ejecución de la lucha, eje central del la película, que empieza y termina subordinada a la hazaña, el tema de la película.

Esta idea de clasificar la Historia por generaciones medianamente rígidas se puede confundir con un historicismo radical, pero sólo es una descripción estructural de una “era” histórica (1929-¿?). Admitimos que puede verse como un historicismo blando, pero no radical ya que no se puede predecir a priori qué va a ocurrir, de que estilo va a ser la siguiente generación y, una vez dentro de una generación, tampoco se puede predecir cómo se resolverá el conflicto que está dirimiendo cada generación. Esto es sencillamente una estructuración y clasificación de la Historia, no un método predictivo; así como se puede estructurar el año en cuatro estaciones y sabemos que durará 365 días pero no sabemos qué ocurrirá ese año, ni qué tiempo atmosférico habrá, etc. Por así decirlo, en este artículo presentamos un método de clasificación estático –describimos lo que hay–, pero no dinámico ­–no explicamos cómo se llega a los hechos expuestos y cómo se desarrolla la Historia–.

Tampoco sería correcto extender esta clasificación generacional en el tiempo. Hemos escogido 1929 por dos razones: 1) la II República supone, en el panorama histórico español, un cambio de paradigma (el PSOE antes era un partido antisistema y llega a ser un partido del sistema –ya lo empieza a ser con Primo de Rivera–) y 2) sencillamente debido a nuestro mayor conocimiento de este período histórico frente a los precedentes. Con ello queremos decir que quizá pueda extenderse la clasificación generacional hacia atrás en el tiempo, o bien no. Eso queda pendiente.

Hay que añadir que en otros periodos de tiempo las generaciones pueden tener duraciones diferentes y haber años muertos entre una era y otra, llamando era a un periodo de tiempo en que la clasificación generacional encaje correctamente. También podría ser que las generaciones duren siempre 15 años –más o menos, ya que no es una ciencia exacta–, pero con los años muertos que hemos mencionado siempre que haya un cambio de era. Recordemos como ejemplo los sistemas de medición astronómicos egipcio y mesopotámico[viii]: el primero era muy preciso pero nunca lo cambiaban, con lo que con el tiempo se desfasaban y la estación de las lluvias acababa por coincidir con la seca; mientras que el sistema mesopotámico era menos preciso, pero realizaban “reajustes” –como introducir un mes en los años bisiestos– que hacían que se mantuviera al día. Así podría ocurrir con este método clasificatorio de generaciones, en el que, quizá, habría que meter años muertos para reajustar el sistema.

Julián Marías advierte también de que no se deben aplicar los mismos años para las generaciones de diferentes países, aunque puedan ser también de 15 años –al fin y al cabo todos somos humanos y tenemos similar esperanza de vida–; los años pueden no coincidir y haber desfases. Queremos aclarar además que las precisiones que introducimos en el presente artículo no son incompatibles con los diferentes estratos generacionales –por nombrarlos de alguna forma– que conviven a la vez en un mismo periodo generacional de que nos habla Julián Marías en “Literatura y generaciones”[ix] (“supervivientes”, “en el poder”, “oposición” y “juventud”); de hecho, estas ideas podrían ser la base para una teoría dinámica del método expuesto.

Una característica que cabe destacar acerca de España es que es un país que, guste o no, tiene entre sus motores políticos preferidos la violencia[x] (atentados, golpes de Estado, pronunciamientos, guerras, etc.), incluso en democracia. No es casualidad que el fin de una generación y el inicio de otra sean marcados en ocasiones por un atentado o por actos de terrorismo (o que incluso una generación misma tenga como hecho central, como “nudo”, una guerra, la Guerra Civil). Ejemplos de esto están en el inicio del maquis, el final del franquismo con el atentado a Carrero Blanco o el inicio de la generación buenista con el 11-M. España se mueve a golpe de atentados y actos violentos varios (no necesariamente violencia física, sino también institucional, etc.), un hecho lamentable que no podemos dejar de lado vistas las evidencias empíricas (atentados anarquistas[xi] en el siglo XIX, los hechos expuestos en este artículo, etc.). Esperemos que se cambie esta dinámica. Pero, a decir verdad, realmente la violencia y los conflictos son inherentes al Ser Humano, e incluso en ocasiones -y pese a todo, aunque obviamente no siempre- una posible fuente de creatividad y demás logros, con lo que quizá debamos conformarnos con buscar una sociedad e instituciones medianamente estables y libres.

También cabe añadir que tendemos a recopilar más cantidad de hechos en los periodos más modernos debido, principalmente, a que la falta de perspectiva nos hace buscar ser más prolijos por si acaso estamos dejando pasar algún suceso de importancia que no se haga patente hasta más adelante.


Cronología y descripción de las generaciones

1929-1944: Violencia

Como podemos ver, primeramente hay elecciones, pero en seguida se va enturbiando el clima: la República en que pensaba Ortega resulta ser un proyecto masónico[xii]. Llegamos al nudo, en el que empiezan los enfrentamientos armados y se acaban las elecciones con resultado de legitimidad –el gobierno que sale de las elecciones de 1936 nunca llega a tener legitimidad al no controlar la situación, con lo que se llega a la Guerra Civil– que devienen en una guerra civil. Finalmente se resuelve en un periodo de Paz y represión. [Esta generación quizá es la que menos encaje en su inicio, ya que propiamente empieza en 1930, pero ya hemos dicho arriba que en ciencias sociales hay que ser flexibles. Realmente la Expo de Barcelona es el canto del cisne de la Dictadura de Primo de Rivera y después el fracaso del proyecto de Constitución inicia la idea de cambiar el régimen.]

1929 (Elecciones): Crack del 29, conflictos estudiantiles por el “artículo 53” y abandono de algunas cátedras en protesta, Expo de Barcelona, fracasa el proyecto de Constitución de Primo de Rivera, nace el Partido Republicano Radical Socialista, “La rebelión de las masas”[xiii] de Ortega y Gasset empieza a aparecer en forma de artículos

1930: Pacto de San Sebastián (en que participa Ortega Y Gasset), dimite y muere Primo de Rivera

1931: Inicio II República (con gobierno de izquierdas), quema de iglesias

1932: Orden de disolución de los jesuitas y disolución de bienes, intento de golpe de Sanjurjo, Estatuto Catalán

1933: Gana la derecha (CEDA y Partido Radical)

1934 (Guerra): Revolución de Asturias

1935: Escándalo del estraperlo y dimisión de Lerroux

1936: Frente Popular, atentado mortal a Calvo Sotelo, inicio Guerra Civil[xiv], Azaña presidente

1937: Negrín presidente de la República

1938: Batalla del Ebro

1939 (Paz y represión[xv]): Fin Guerra Civil

1940: Entrevista en Hendaya

1941: Salida de los primeros soldados de la División Azul, Creación del Instituto Nacional de Industria (autarquía)

1942: Ley Constitutiva de las Cortes

1943: Se constituyen las nuevas Cortes


1944-1959: Aceptación internacional y consolidación del Régimen[xvi][xvii] franquista

El principal problema de este periodo es consolidar el Régimen[xviii] franquista[xix] mediante una legislación completa y estabilizando los elementos violentos que pudieran quedar. Tiene también el problema de la desconfianza de la comunidad internacional –que le obliga a la autarquía–, confianza que se ha de ganar para ser un Estado legítimo y consolidado.

1944 (Bloqueo): Inicio del “Maquis”

1945: Fuero de los Españoles, Ley del Referéndum Nacional

1946: Manifestación contra el bloqueo internacional

1947: Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado, visita de Eva Perón, primera huelga general de la posguerra

1948: El PCE renuncia, a instancias de Stalin, a la lucha guerrillera, con ello finaliza gran parte del “maquis”[xx]

1949 (Desbloqueo):

1950: Fin del aislamiento español por parte de la ONU, España ingresa en la FAO, se funda la SEAT

1951: Ruptura del “Pacto de San Juan de Luz” entre monárquicos y el PSOE, la subida del precio del tranvía en Barcelona provoca un boicot al dicho servicio (desemboca en una huelga de entre 250.000 y 500.000 huelguistas en protesta por las condiciones laborales y el alza del coste de la vida), admisión de España en la OMS y en la Unión Internacional de Telecomunicaciones

1952: Termina el racionamiento, España ingresa en la UNESCO

1953: Concordato, firma de acuerdos económicos y militares con EEUU (bases militares), ingreso de España en la Organización Internacional del Trabajo

1954 (Aceptación):

1955: España ingresa en la ONU

1956: Franco reconoce la independencia del Marruecos español tas hacer lo propio Francia un mes antes, en junio el PCE (Partido Comunista de España) define su estrategia de “Reconciliación Nacional”, se funda TVE

1957: Entrada de ministros tecnócratas, sale de la fábrica el primer SEAT 600 (símbolo de la entrada de España en la sociedad de consumo)

1958: Ley de Principios del Movimiento Nacional, España ingresa en el FMI (Fondo Monetario Internacional)


1959-1974: Tecnocracia (“milagro” económico español)

Con el Régimen ya consolidado, ahora toca desarrollar económica y socialmente el país, que se logra creando clases medias. Finalmente, un Régimen dictatorial no puede durar y queda abocado a la democratización. Si hacemos caso a la anécdota de Franco con Vernon Walters en 1972 (se puede consultar en el ABC del 15 de agosto de 2000), Franco es plenamente consciente de que este periodo puede ser visto como una preparación para la democracia. En la práctica el Régimen franquista acaba con el asesinato de Carrero Blanco, única esperanza de continuidad del Régimen o de una reforma más al gusto del propio Franco una vez muriera[xxi]. Este es uno de los periodos más estables de la Historia de España y una época de prosperidad, de ahí la escasez de eventos de gran trascendencia histórica (incluso se podría unir en cuanto a estabilidad y escasez de violencia política con la generación anterior desde 1949 al finalizar el grueso de lo que era el “maquis”), pero sí hay eventos importantes –como la aparición de los movimientos estudiantiles organizados– que acaban por tener resultados visibles al final de esta generación al preparar al país para la democratización.

1959 (Milagro I): Plan de Estabilización, inauguración del Valle de los Caídos, Eisenhower llega a España, surge ETA

1960: Primer superávit de la balanza comercial

1961: Comienza el “boom turístico”

1962: Contubernio de Munich

1963: Creación del Tribunal de Orden Público

1964 (Milagro II: clases medias): Ley de Asociaciones

1965: 5.000 estudiantes se manifiestan en Madrid (en años sucesivos va creciendo el movimiento estudiantil[xxii] contra la dictadura)

1966: Incidente de Palomares

1967: Ley Orgánica del Estado, libertad en materia religiosa

1968: Primer atentado mortal de ETA

1969 (Estertores): Caso Matesa, Juan Carlos designado sucesor

1970: Proceso de Burgos

1971: Ley Sindical

1972: Protocolo comercial ente España y la URSS

1973: Asesinato de Carrero Blanco[xxiii]


1974-1989: Felipismo

Aquí consideramos a los gobiernos de la UCD como una mera preparación para la contundente victoria del PSOE. En cierto modo, esta generación es una “película con final feliz” para el socialismo, puesto que el “felipismo” queda completamente consolidado –aún no se habían destapado los escándalos de corrupción– y si se corta la película aquí se intuye que hay socialismo para rato (y en cierto modo, si se considera a Aznar como un paréntesis o una anomalía de la Historia, el socialismo sigue, ya que la estructura social –o mayoría social– de España sigue siendo “socialista” en 2004).

1974 (Transición): Felipe González llega a la Secretaría General del PSOE, flebitis de Franco[xxiv]

1975: Marcha Verde, muere Franco

1976: Referéndum sobre la Reforma Política, fundación de “El País”

1977: Atentado a los abogados de Atocha, legalización del PCE, Elecciones Constituyentes

1978: Constitución Española

1979 (Victoria PSOE): Elecciones tras aprobarse la Constitución, Felipe González borra a Marx del PSOE

1980: Moción del censura del PSOE que deteriora la imagen de Suárez, años 78-80 y en adelante: “años de plomo” de ETA

1981: Dimite Suárez, Aceite de Colza, Golpe de Estado, Ley del Divorcio

1982: Primera Victoria del PSOE por mayoría absoluta, UCD se descompone ascendiendo AP

1983: Expropiación de Rumasa

1984 (Consolidación): Manifestación contra la OTAN

1985: España ingresa en la CEE, Ley del aborto (despenalización por casos), el PSOE impide la creación de una comisión investigadora sobre el espionaje político a los partidos de la oposición

1986: Sí a la OTAN, nueva mayoría absoluta del PSOE

1987: Hernández Mancha presidente de AP (Alianza Popular) (poco después ha de volver Fraga)

1988: Huelga General, se crea la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores)


1989-2004: Aznarismo

Esta generación es una película sobre el fracaso digna de John Huston. Un hombre, Aznar, realiza una proeza: gana la derecha en un país de mayoría de centro izquierda y gana a un presidente del que se decía que le iba a suceder “un muchacho que aún está estudiando COU”[xxv]. Logra la victoria, logra una imposible absoluta por un cúmulo de circunstancias favorables, logra colocar a España en la primera línea internacional… y al final todo se derrumba. [La mayoría absoluta del PP, al ser especialmente complicada de conseguir en un país considerado sociológicamente de centro izquierda –dejamos de lado si con razón o sin ella–, la marcamos en negrita como evento importante; no así las del PSOE en los años 80, ya que entra dentro de la dinámica normal de aquella época.]

1989 (Ascenso Aznar[xxvi]): Aznar se presenta a las Elecciones Generales y se refunda AP en PP, última mayoría absoluta del PSOE (al límite, 176 diputados), fundación del diario “El Mundo”

1990: Aznar preside el PP, Caso Juan Guerra, se crean Antena 3 y Telecinco, Caso Naseiro

1991: Dimite Guerra, sentencia caso GAL

1992: Expo 92, JJ.OO. Barcelona, AVE Madrid-Sevilla, Antonio Herrero y José María García van a la COPE[xxvii]

1993: Crisis económica, PSOE pierde la mayoría absoluta, Caso Roldán, Caso Banesto

1994 (Victoria): Fuga de Roldán, Primera victoria nacional del PP en unas Elecciones Europeas, “Antenicidio”[xxviii] [xxix]

1995: Atentado contra Aznar, Auto de Conclusión del Sumario del “Caso Filesa”

1996: Victoria del PP

1997: Liberación de Ortega Lara, secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, ETA anuncia una tregua indefinida

1998: Muere Antonio Herrero, el fenómeno de la inmigración en España[xxx] se acelera (tasa de inmigración anual de +0.28%, en los siete años siguientes, entran en España 3.730.610 inmigrantes, se multiplican por cinco los residentes de nacionalidad extranjera[xxxi]), se suicida Ramón Sampedro

1999 (Consolidación y caída): Entra en funcionamiento el “euro”, Santander y Central Hispano se fusionan (se convierte en la segundad entidad española)

2000: Mayoría absoluta PP

2001: Manifestación de 30.000 personas en Vitoria convocada por la Iglesia vasca contra ETA

2002: Huelga general, Prestige, el “euro” sustituye a la peseta

2003: Guerra de Irak, foto de las Azores


2004-2019: Buenismo

No tenemos información ni perspectiva suficiente para realizar una descripción adecuada de la época. No obstante, sí que se puede ver que, aparentemente, la característica es el “buenismo” –que es el pensamiento de Zapatero; el “pensamiento Alicia”[xxxii] que dice Gustavo Bueno, que también se describe en el libro “El fraude del buenismo”[xxxiii]– y la lucha contra él, aunque no podemos saber el resultado, no sabemos quién gana. Zapatero marca su impronta[xxxiv] masónica[xxxv] [xxxvi] en el Gobierno[xxxvii] y con leyes como la de Memoria Histórica se retrotrae a debates de tiempos pasados. Hay cadenas de televisión, como “Intereconomía TV” o “La Sexta” que empiezan su andadura e influyen grandemente en esta generación y la pugna ideológica que hay. Además, hay hechos que marcan un debate social sobre la libertad de expresión y los límites de la misma, como las denuncias y querellas contra Federico Jiménez Losantos o el secuestro de “El Jueves” (es puro buenismo: lo políticamente correcto que es a la vez profundamente intransigente).

2004 (Golpe de régimen[xxxviii] [xxxix]): 11-M, Victoria de Zapatero, retirada de tropas de Irak, Alcaraz preside la AVT, Rajoy preside el PP, Zapatero propone en la ONU la Alianza de Civilizaciones; Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género

2005: Legalización matrimonio homosexual, nace Intereconomía TV[xl], comienzan las manifestaciones de la AVT contra la política antiterrorista del Gobierno[xli] (resolución en el Congreso que autoriza el denominado “Proceso de Paz” con ETA), Ley del Divorcio Express[xlii]

2006: Inicio de transmisiones de La Sexta[xliii] [xliv], Estatuto de Autonomía de Cataluña, aprobación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía

2007: Ley de Dependencia, secuestro de “El Jueves”[xlv], fundación de UPyD (Unión Progreso y Democracia), Ley de Memoria Histórica

2008: Intereconomía TV se ve a nivel nacional en TDT en abierto, Victoria Zapatero, Crisis PP[xlvi] (Rajoy en México y discurso de Elche), condena a Jiménez Losantos por injurias graves a Ruiz Gallardón[xlvii] [xlviii], Casquero sustituye a Alcaraz en la presidencia de la AVT, estalla la crisis económica

2009 (¿Buenismo vs. Valores Morales?): Caso Gürtel, Alcaraz se da de baja de la AVT[xlix], Patxi López lehendakari[l], Victoria en las Europeas del PP, Federico y César Vidal se van de la “COPE” a “ES Radio”, Anteproyecto de la Ley del Aborto, presuntas escuchas ilegales a miembros del PP[li], conflicto Aguirre-Gallardón por “Caja Madrid”

2010: ¿Apagón analógico?, ¿Ley de Eutanasia?, ¿Ley del Aborto?, ¿sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña?

2011: …

2012: …

2013: …

2014 (¿?):

2015: …

2016: …

2017: …

2018: …


2019-2034: ¿?

2019 (¿?):

(…)


Conclusiones

Naturalmente, este artículo tiene que tener un final abierto, pues la Historia continúa. Nuestras ideas y precisiones al método que planteó Julián Marías ahí quedan, para la crítica y su verificación, refutación o matización.


Cuadro Resumen

GENERACIÓN ESTADO MENTAL SOCIOLOGICO


Proyecto ideológico-social
RÉGIMEN POLÍTICO-SOCIAL HECHOS
1929-1944 “La rebelión de las masas” Violencia Republicanismo, guerra civil y represión
1944-1959 La autarquía económica e ideológica, nacionalcatolicismo Autoritarismo “Desbridamiento ideológico”Consolidación del Régimen franquista. Aceptación internacional.
1959-1974 La reconstrucción nacional Tecnocracia Milagro económico español. Fin del aislacionismo
1974-1989 La ilusión democratizadora Felipismo Nuevo régimen, reparto de poder y corrupción política
1989-2004 La ilusión modernizadora Aznarismo Avance de la derecha. La España rica, la Unión Europea
2004-2019 El buenismo Zapaterismo Relativismo y populismo. Pérdida de la perspectiva nacional.


Referencias y Notas:


[i] Para numerosas cuestiones tratadas en este artículo se ha utilizado como fuentes la Wikipedia o sencillamente la hemeroteca, pero no hacemos mención expresa de todos los artículos o noticias concretas debido a que son hechos históricos no controvertidos y perfectamente contrastados, o difundidos ampliamente en cualquiera de los diversos medios de comunicación (por ejemplo, situar en el tiempo hechos como el atentado a Aznar no necesita de una fuente específica, o el “Caso Gürtel”, al no hacer juicios de valor sobre él ni un análisis detallado, no requiere exponer fuentes más que la evidente existencia del mismo simplemente consultando los múltiples medios de comunicación de las fechas reseñadas). Sólo señalamos las fuentes en las notas para referirnos a hechos concretos que merecen un estudio más cuidadoso o para facilitar su comprensión.

Somos conscientes de que muchas de las fuentes que hemos escogido pueden ser consideradas fuentes secundarias, pero creemos que son más adecuadas al servir mejor como resumen de los hechos para el lector. Pensamos que no invalidan el propósito del artículo ya que no pretendemos un análisis exhaustivo de los hechos mismos –para lo que sí requeriríamos fuentes primarias–, sino de la estructura en global y su aplicación en un “método histórico de las generaciones”.

A nivel general se han usado estas referencias a lo largo de todo el artículo:

http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_Espa%C3%B1a

http://es.wikipedia.org/wiki/Cronolog%C3%ADa_de_Espa%C3%B1a

“Historia de España SALVAT”, varios autores. Salvat Editores S.A., Barcelona, 1998

“Historia gráfica del siglo XX” de ABC editado en 1997 por Prensa Española S.A. en colaboración con un equipo de Europa Press Reportajes.

“Episodios Históricos de España de Ricardo de la Cierva”, múltiples volúmenes, Ricardo de la Cierva. ARC Editores, Madrid, 1997.

[ii] http://revistas.ucm.es/ghi/02116111/articulos/QUCE8282120051A.PDF

[iii] http://www.garciabacca.com/resenas/1950/MARIAS%20J%20El%20met.doc

[iv] “Literatura y generaciones”, Julián Marías. Espasa-Calpe, Madrid, 1975.

[v] “El método histórico de las generaciones”, Julián Marías. Revista de Occidente, Madrid, 1967.

[vi] “España cíclica: ciclos económicos y generaciones demográficas en la sociedad española contemporánea”, Amando de Miguel. Fundación Banco Exterior, Madrid, 1987.

[vii] http://cvc.cervantes.es/obref/aih/pdf/04/aih_04_2_020.pdf

viii Podemos verlo en los apuntes de la asignatura “Historia y Filosofía de la Ciencia” que imparte Alfredo Marcos en la Universidad de Valladolid: http://www.fyl.uva.es/~wfilosof/webMarcos/FC1.html

[ix] “Literatura y generaciones”, Julián Marías. Espasa-Calpe, Madrid, 1975 (págs. 179-183).

[x] “Un siglo de atentados políticos en España” (1951), Eduardo Comín Colomer. Selecciones Gráfica, Madrid, 1951.

[xi] http://www.fdomingor.jazztel.es/anarquismo.html

[xii] “Historia de la Segunda República Española”, Joaquín Arrarás. Editora Nacional, Madrid, 1956 (Tomo primero, págs. 109-111).

xii “La rebelión de las masas (con un prólogo para franceses y un epílogo para ingleses)”, José Ortega y Gasset. Espasa-Calpe, Madrid, 1937.

xiii “Historia Militar de la Guerra de España”, Manuel Aznar. Editora Nacional, Madrid, 1969.

xiv “Años de hierro. España en la posguerra (1939-1945)”, Pío Moa. Editorial “La Esfera de los Libros S.L.”, 2008.

[xvi] http://es.wikipedia.org/wiki/Cronolog%C3%ADa_del_franquismo

[xvii] http://club.telepolis.com/darnil/Historia/sxx0.htm

[xviii] “Mis conversaciones privadas con Franco”, Francisco Franco Salgado-Araujo. Editorial Planeta, Barcelona, 1976.

[xix] http://html.rincondelvago.com/etapas-del-franquismo.html

[xx] http://es.wikipedia.org/wiki/Maquis_%28guerrilla_antifranquista%29

[xxi] http://www.elmundo.es/papel/2006/09/07/espana/2021505.html

[xxii] http://www.anticapitalistas.org/node/2832

[xxiii] http://findesemana.libertaddigital.com/el-asesinato-de-carrero-1276229705.html

[xxiv] http://www.salman-psl.com/la-transicion/12e.html

[xxv] http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1994/08/07/opinion/727073.html

xxvi Trilogía sobre el PP de Graciano Palomo: “El vuelo del halcón”, “El túnel”, “La tierra prometida”.

[xxvii] “De la noche a la mañana”, Federico Jiménez Losantos. Editorial “La Esfera de los Libros S.L.”, 2006.

[xxviii] http://www.telepolis.com/cgi-bin/web/DISTRITODOCVIEW?url=/atodaradio/doc/promatvnoct/antena.htm

[xxix] http://www.libertaddigital.com/economia/el-supremo-zanja-el-antenicidio-a-favor-de-prisa-aplicando-la-ley-audiovisual-de-zapatero-1276299927/

xxx http://es.wikipedia.org/wiki/Inmigraci%C3%B3n_en_Espa%C3%B1a

xxxi http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_Espa%C3%B1a

[xxxii] http://www.fgbueno.es/gbm/gb2006pa.htm

[xxxiii] “El fraude del buenismo”, varios autores coordinados por Valentí Puig. Libros FAES, 2005.

[xxxiv] http://ecodiario.eleconomista.es/politica/noticias/931644/12/08/Existe-relcion-entre-el-Gobierno-y-la-Masoneria-Esto-es-aun-un-misterio.html

[xxxv] http://www.solidaridad.net/articulo3014_enesp.htm

[xxxvi] http://www.solidaridad.net/_articulo3592_enesp.htm

[xxxvii] http://www.solidaridad.net/_articulo3553_enesp.htm

xxxviii “11-M, Golpe de régimen”, Luis del Pino. Editorial “La Esfera de los Libros S.L.”, 2007.

xxxix http://www.libertaddigital.com/nacional/luis-del-pino-en-el-esclarecimiento-de-lo-ocurrido-nos-jugamos-nuestro-derecho-a-ser-ciudadanos-1276300138/

xl http://es.wikipedia.org/wiki/Intereconom%C3%ADa_TV

xli http://es.wikipedia.org/wiki/Proceso_de_paz_con_ETA_del_Gobierno_de_la_VIII_Legislatura_de_Espa%C3%B1a

xlii http://www.diariovasco.com/20090713/opinion/cartas-director/divorcio-balance-desastroso-20090713.html

xliii http://es.wikipedia.org/wiki/La_Sexta

xliv http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_La_Sexta

[xlv] http://www.elmundo.es/elmundo/2007/07/20/espana/1184937587.html

xlvi “Prohibido pasar”, Ignacio Villa. Editorial “La Esfera de los Libros S.L.”, 2008.

[xlvii] http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/16/espana/1213604141.html

[xlviii] www.elpais.com/elpaismedia/ultimahora/media/200806/16/espana/20080616elpepunac_1_Pes_PDF.doc

[xlix] http://www.abc.es/hemeroteca/historico-03-07-2009/abc/Nacional/alcaraz-deja-la-avt-ante-la-que-califica-como-nefasta-gesion-de-sus-responsables_922235127134.html

[l] http://www.elpais.com/articulo/espana/Patxi/Lopez/primer/lehendakari/nacionalista/historia/elpepuesp/20090505elpepunac_1/Tes

[li] Lo ponemos entre interrogantes ya que no hay de momento pronunciamiento judicial. Lo mismo ocurre con otros hechos a continuación por estar situados en el futuro y ser sólo previsibles (por ejemplo, podría aplazarse el “apagón analógico”).




Categorías

Archivos

Blog Stats

  • 224,142 hits