Posts Tagged ‘efecto mariposa

06
Nov
08

Bush: un análisis prematuro

george-bush-7635512 En estos momentos de júbilo para el Partido Demócrata tras la victoria de Obama, yo querría hablar de George W. Bush. Actualmente es tratado como un apestado que apenas ha participado en la campaña de McCain, pero pese a lo detestado que es en este momento, pienso que estamos demasiado cerca en el tiempo para valorar su Administración convenientemente.
Ha tenido errores y se ha alejado de los principios republicanos con su “conservadurismo compasivo”, pero ha hecho algo encomiable: introducir de nuevo los valores morales en política. No ha tenido miedo de calificar a ciertos países como pertenecientes a un “Eje del Mal” y no ha caído en el relativismo moral que a veces prospera. Sólo esto es un legado importante.
Irak es ahora mucho más estable que en la inmediata posguerra, con muchos menos atentados gracias a la estrategia del general Petraeus y con un dictador peligroso menos en el mundo, por lo que no se puede considerar prematuramente un error esta guerra, sólo una batalla en mitad de la guerra contra el terrorismo. El tiempo dirimirá el verdadero papel de George W. Bush y su huella en la Historia.
Es importante el “largo plazo”, ver los hechos con perspectiva. Desde este punto de vista, Clinton, con su fomento de las “hipotecas basura” en su mandato, puede ser considerado uno de los artífices de la actual crisis económica que estamos viviendo (lo que no es excusa para obviar las responsabilidades de Bush en este complejo asunto). También Alan Greenspan, con sus inconvenientes recortes de tipos de interés, es considerado uno de los culpables de la crisis, que fue nombrado presidente de la Reserva Federal con Ronald Reagan (siendo este último un presidente al que, sin embargo y en conjunto, admiro).
Estos ejemplos del pasado actuando sobre del presente ponen de manifiesto la complejidad de los consecuencias de nuestras acciones. Si un nombramiento de Reagan de hace veintiún años y una persona que dejó la Casa Blanca hace ocho años como Clinton marcan su impronta en la actualidad, ¿cómo juzgar tan apresuradamente el mandato de Bush Jr.?
Esperemos el tiempo suficiente y vayamos adquiriendo perspectiva, y aprendamos una lección: cada mínimo acto, en el largo plazo, genera acontecimientos impredecibles (lo que recuerda al famoso “efecto mariposa”). No sabemos, debido a la descomunal complejidad del casi imposible análisis en el largo plazo de todas las variables, la importancia y consecuencias de, por ejemplo, un suceso aparentemente tan nimio como dejar o no una propina para el café -de hecho, en muchos casos no llegamos siquiera a intuir lo que derivaría de cada alternativa-. Por tanto, creo conveniente hacer un llamamiento a la humildad, asumir que los errores son inevitables y que lo “perfecto” no existe, y tomar conciencia de que hemos de tratar de actuar con corrección y cumpliendo nuestro deber en todo momento, aunque pensemos que algo no es importante o trascendente. Todo, hasta lo más mínimo, es crucial en el “largo plazo”. Ya que no podemos controlar al cien por cien las consecuencias de las decisiones que tomamos, al menos intentemos tener un comportamiento recto en todo momento y en toda acción que emprendamos.

Anuncios
20
Ene
08

Efecto mariposa, caos y cambio climático

al-gore-web.jpg Edward Lorenz ideó un modelo simplificado de la convección atmosférica con un programa informático que, mediante unos sistemas de ecuaciones a partir de unas condiciones iniciales dadas, le permitiera predecir su comportamiento a lo largo del tiempo. En 1963 descubrió lo que ahora se conoce como el “efecto mariposa”.
Tras realizar una simulación con su ordenador, decidió repetirla de nuevo prolongando el periodo de tiempo a considerar, sólo que tomando unos valores intermedios de su cálculo anterior. Cuando vio la gráfica de los resultados del segundo cálculo y la comparó con la del primero, observó que al principio se ajustaban entre sí, para irse separando según transcurría el tiempo. Conforme se iba avanzando, las gráficas se desajustaban más y más, hasta llegar a no tener concordancia alguna.
En un primer momento no supo a qué atribuirlo, hasta que por fin detectó el “fallo”: al introducir en el ordenador los valores intermedios del experimento anterior, había redondeado las cifras. Puesto que el error era de una milésima parte pensó que no tendría importancia, pero resultó que cualquier mínima variación en los datos hacía que las gráficas divergieran, más aún cuanto más tiempo pasaba. El error producto de la aproximación dada crecía más y más. Al introducir en el sistema de ecuaciones dos valores iniciales muy parecidos, aunque distintos, se producían gráficas completamente diferentes. Esto le llevó a conjeturar que una predicción del clima podría errar totalmente debido a no tener en cuenta el aleteo de una mariposa. Sólo ese batir de alas podría llegar a provocar un huracán semanas después.
La meteorología fue uno de los campos donde más claramente se vislumbró lo que se llamaría “teoría del caos”: a partir de ecuaciones deterministas, perfectamente reproducibles, con pequeñas variaciones de los datos introducidos, salían resultados que variaban irregularmente, de forma aparentemente aleatoria. Si nuestros sistemas de medida y ordenadores fueran absolutamente precisos y pudieran tener en cuenta cualquier variable, podríamos obtener predicciones exactas a largo plazo, pero esto no es posible materialmente, siendo caóticas en la práctica.
De ahí que sean risibles ciertas afirmaciones de algunos ecologistas sobre el cambio climático. Si apenas podemos predecir el tiempo atmosférico a más de unos pocos días vista, ¿cómo vamos a hacerlo certera y tajantemente de cara a las próximas décadas? ¿Cómo podemos afirmar tan rotundamente que en la primera mitad del siglo XXI va a subir la temperatura media tal o cual cantidad? Es cierto que hay modelos que tratan, en lo posible, de predecir el clima a largo plazo, pero el poco respeto que tienen algunos ecologistas hacia la ciencia es vergonzoso e inquietante.
Ahora bien, ¿es un peligro real el cambio climático que tanto denuncia el pintoresco profeta Al Gore o es sólo producto de ciclos naturales? Hay quien los achaca al Sol, no siendo así consecuencia de las actividades del ser humano. Unos y otros pueden estar o no en lo cierto, pero al menos tiene que haber una investigación científica seria y rigurosa, no prejuicios que den lugar a unos “experimentos” con sus resultados prefijados. De todas formas, ahí están libros y artículos de hace treinta años que anunciaban una glaciación inminente; es posible que Al Gore pase a engrosar estas listas de agoreros.
Y otra pregunta más, ¿cuál se supone que es la temperatura media óptima para nuestro querido planeta Tierra?

Nota: La ilustración es del gran dibujante y amigo Fonseca. Recomiendo además ver el documental “El gran fraude del calentamiento global“.




Categorías

Archivos

Blog Stats

  • 240.507 hits
Anuncios