Posts Tagged ‘moral

30
Dic
08

Entendimiento y voluntad, bien y mal

jaime_balmes En la Filosofía Fundamental (libro octavo -“Lo infinito”-, capítulo XVIII, párrafo 144) del amenísimo e injustamente olvidado Jaime Balmes, el “filósofo de la sencillez”, vienen unas líneas que quiero destacar (la negrita es mía):


144. Entender el bien es bueno; entender el mal también es bueno; querer el bien es bueno; querer el mal es malo: he aquí una diferencia entre el entendimiento y la voluntad: ésta puede mancharse por su objeto; el entendimiento, nunca: el moralista considera, examina, analiza las mayores iniquidades, estudia los pormenores de la corrupción más degradante; el político conoce las pasiones, las miserias, los crímenes de la sociedad; el jurisconsulto conoce la injusticia bajo todos sus aspectos; el naturalista, el médico fijan su contemplación en los objetos más deformes y asquerosos; y, por esto, la inteligencia no se mancilla. Dios mismo conoce todo lo malo que hay y puede haber en el orden físico, como en el moral, y su inteligencia permanece inmaculada.

26
May
08

Notas de Teodicea

Estas notas de Teodicea (también llamada Teología natural o racional, que “es la disciplina que trata de explicar qué es Dios por medio de la razón o el pensamiento“) discurren sobre Dios, Perfección, Moral, Libertad, la naturaleza del castigo y la vía de causalidad propuesta por Tomás de Aquino. Partiendo de conceptos, propuestas y hallazgos filosóficos y teológicos de Padres y Doctores de la Iglesia, escolásticos y otros filósofos, discuto ciertas propiedades de Dios -presuponiéndolas “reveladas”-, entre las que se encuentran su Perfección, suma Bondad, Justicia y Misericordia, que de todas formas deben ser revisadas y, en su caso, rigurosamente tratadas.

Sobre la existencia de Dios

César Vidal resume el argumento ontológico de San Anselmo (el cual expuso en su “Proslogion”) en su libro “El camino hacia la cultura” con estas palabras: “Sostenía este argumento que incluso aquellos que dudaban de la existencia de Dios o la negaban estaban obligados a tener cierta comprensión acerca de lo que dudaban. En otras palabras, mentalmente comprenderían a Dios como un ser del que no se puede pensar algo más grande. Dado que es más grande existir fuera de la mente que sólo en la mente, un escéptico que negara la existencia de Dios estaría incurriendo en una clara contradicción, ya que estaría afirmando que es posible pensar en algo más grande que en un ser del que nada más grande se puede pensar. De ahí que, por definición, Dios exista.” Este razonamiento sobre la existencia de Dios tiene dos objeciones principales, una planteada por Santo Tomás de Aquino, y otra por Kant.
La de Kant se basa en afirmar que la “existencia” no es necesariamente una propiedad positiva o negativa, no pudiendo entrar en el concepto de “aquello mayor que lo cual nada puede ser pensado” de San Anselmo. Pero este concepto implica la omnipotencia, y un ente existente es más potente que uno que no lo es, luego la existencia sí que es para este caso una propiedad positiva, no pudiendo invalidarse el argumento de San Anselmo por esta vía.
La refutación propuesta por Santo Tomás es más convincente, ya que indica que nosotros, como hombres, no podemos imaginar el concepto de “aquello mayor que lo cual nada puede ser pensado”, por lo que los seres humanos, imperfectos y limitados en sabiduría y conocimiento, no podemos usar el argumento ontológico y entenderlo, verlo evidente y considerar probada la existencia de Dios. En cambio, Dios, de existir, sí que puede probar su propia existencia por este argumento, ya que es capaz de imaginar “aquello mayor que lo cual nada puede ser pensado”, puesto que es Él mismo. Sería evidente para Él tanto como para nosotros imaginar un polígono de más de 3 lados, pues es capaz de entenderlo todo. Nosotros, imperfectos, somos incapaces de demostrar su existencia de una forma total, pero eso no quiere decir que exista o deje de existir, porque si Él es capaz de demostrarse a sí mismo, ya quedaría demostrado por el argumento de San Anselmo, el cual sería válido al encontrar a Alguien capaz de ver evidente el concepto axiomático de “aquello mayor que lo cual nada puede ser pensado”. Sólo porque nosotros no podamos entender la demostración no quiere decir que ésta no pueda haberse producido por el propio Dios, al igual que aunque muchos no entiendan difíciles demostraciones matemáticas no quiere decir que no estén demostradas.
El argumento ontológico de San Anselmo, más que una demostración para nosotros, humanos imperfectos, es una tentativa por nuestra parte de llegar a entender cómo es Dios y por qué es así; y nos da una intuición de la “esencia” de Dios y su relación con la propia existencia divina.
Esto implica un acto de Fe necesario: nosotros debemos confiar en lo que nos es Revelado, aunque no demostrado de manera incontestable por razón de nuestro limitado intelecto a la hora de tratar acerca de entes que nos exceden en sabiduría y en espíritu.

Sobre Dios y la Moral

Dios es Perfecto, es Bueno y Justo, y tiene más características, pero, por todas, estas Dios es el referente de Perfección Moral. Su moral, su ética es la correcta y hemos de hacer lo posible por comprenderla y seguirla pese a nuestras imperfecciones. “Sed, pues, perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mt 5, 48). Sin Dios no habría Perfección Moral por no existir un referente único y verdadero, a lo más que podríamos llegar es a diferentes morales según cada individuo, no siendo ninguna más verdadera o acertada que otra.

Sobre Dios y la importancia que da a la Libertad

Al ser Dios suma Bondad, de Él no puede surgir nada contrario al Bien, todo lo más ausencia de Bien, que es lo que llamamos Mal, tal y como afirmaba San Agustín. Cuanto más se aleje alguien de la Perfección que representa Dios, menos Bien tiene en él. A los Hombres nos ha permitido elegir -tener “libre albedrío”– la cantidad de Bien del que queremos imbuirnos, dándonos la Libertad para ello. De ello se desprende la importancia que da Dios a la Libertad, que parte de forma misteriosa de su Perfección.
Dios consiente que escojamos el Mal –la ausencia de Bien– al habernos concedido la Libertad para ello. La Libertad es permitida por Dios incluso pudiendo llevar en ocasiones a elegir el Mal frente al Bien. Siendo Dios Perfecto y Bueno, y viendo la importancia que da a la Libertad, se deduce que permitirla es un aspecto de su Perfección y es correcta a los ojos de Dios. Si bien luego de escoger el Mal nos alejaríamos de Dios, con la infelicidad del alma que comporta distanciarse de lo correcto y Perfecto.

Sobre el castigo

Cuando hacemos el Mal, debemos ser castigados en cuanto a que Dios es Justo. San Anselmo medita sobre la dicotomía de un Dios Justo y Misericordioso a un mismo tiempo en su “Proslogion”, pero aquí no lo trataremos…
Sí que trataremos en qué consiste el Castigo. Dios es Perfecto y Bueno, por lo que cuando nos alejamos de Él dejamos de ser buenos, empezamos a sufrir la ausencia de Bien. Pero cuando los humanos viven en sociedad, éstos tienen que regular su comportamiento castigando las malas acciones. Al ser malas acciones tienen por tanto una cierta medida de ausencia de Bien y por tanto un alejamiento del estado natural en que el Hombre fue creado a imagen de Dios. Los castigos siempre se han basado en infligir una ausencia de Bien, de bienestar: privación de Libertad, de la vida, de un sueldo, etc.
¿Pero por qué infligimos una ausencia de bienestar al castigar? ¿Cuál es la razón última de que haya de haber un castigo en ocasiones? Quizá para hacer reaccionar de esta manera al alma de forma que la reconduzcamos al Bien, pero también puede entenderse como hacer ausentar una parte de Bien del castigado en medida proporcional al Bien que él ha hecho ausentar previamente para lograr una compensación entre ambas ausencias de las que no llegamos a comprender su finalidad total y real.

Sobre la vía de causalidad de Santo Tomás de Aquino

Tomás de Aquino propuso unas vías para la demostración de la existencia de Dios. Una de ellas, la “vía de las causas eficientes”, es la que usa la causalidad que constatamos empíricamente en todos los procesos observados en la Naturaleza y en el Universo. Hay varias críticas a su argumentación.
Una es que implica que haya una cadena de causas finita: si el Universo tiene un comienzo, la cadena de causas es finita porque en el Universo habría un número muy grande, pero limitado, de procesos que se hubieran desarrollado hasta el presente momento tal y como intuimos empíricamente. Debido a la Teoría del “Big Bang”, existe la idea intuitiva –que no demostrada– de que ha habido un comienzo, que puede retrotraernos a la “causa incausada”, mezclándose la Física con la Metafísica. Otra objeción es que Dios no tiene por qué ser la “causa incausada” y ser debida ésta a algo natural pero sin intelecto, pero de existir antes la Nada, algo debe haber producido todo lo que vemos al haberlo imaginado en esencia y plasmado en existencia, pues si no la Nada hubiera seguido siendo Nada –ya que, en principio, de Nada no puede sacarse Algo–, y si algo es capaz de haberlo imaginado, es que hay un intelecto no creado detrás. Luego podemos añadir la idea de la no existencia del “principio de no contradicción” en la Nada para tratar de explicar hipotéticamente la Creación -expuesta en “Dios, completitud e inconsistencia”– y que puede además dar cuenta de parte de la esencia de Dios como hace el argumento ontológico de San Anselmo.
En la ciencia actual se da por válido el “principio de causalidad”, pese a algunas paradojas debidas a la Mecánica Cuántica -por poner un ejemplo-, pero ya David Hume atacó filosóficamente el “principio de causalidad” y el razonamiento por inducción realizado por los científicos como válidos en el campo de la lógica. Por todo ello, la demostración lógica de la existencia de Dios por la “vía de las causas eficientes” no es concluyente.

19
May
08

Notas del “II Seminario de Seguridad y Defensa”

En diciembre de 2006 asistí al “II SEMINARIO DE SEGURIDAD Y DEFENSA PARA JÓVENES POLÍTICOS”, organizado por el IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos), del que recogí unas pequeñas notas, quizá un tanto desordenadas e imprecisas -de las que tomé un párrafo para el post “La lógica ‘publicitaria’ de ETA”-, que me gustaría colgar aquí por si interesan a alguien:

“II SEMINARIO DE SEGURIDAD Y DEFENSA PARA JÓVENES POLÍTICOS”

(Resumen, notas y aportaciones para unas posibles conclusiones del seminario)

Ángel Rey Gallego

Las Fuerzas Armadas tienen unas capacidades que necesitan un adiestramiento continuo. Esas capacidades están pensadas para usarse en un momento en el cual haya que realizar una acción de fuerza, pero también para un uso solidario.

Debido a la jerarquía que tienen los militares la organización es mayor y más rápida, cuyo fruto son esas capacidades antes mencionadas.

Según Rafael Calduch, uno de los principales riesgos que puede tener una sociedad es no tener conciencia de la necesidad de las Fuerzas Armadas, las únicas con capacidad de respuesta para situaciones críticas (acciones bélicas, catástrofes, etc.).

Las diferencias entre las “Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado” y las “Fuerzas Armadas” se puede considerar que han desaparecido en cuestiones estratégicas.

La correspondencia entre las cifras de número de atentados por áreas geoestratégicas y las de victimización en esas mismas zonas no se corresponden proporcionalmente. Por ejemplo, Europa es el 2º área de las que consideramos en la ponencia de Calduch con mayor número de actos terroristas, pero en cambio, su victimización es de las menores. De ahí podemos sacar la conclusión de que las estrategias terroristas difieren según las zonas (unas pueden buscar victimización y otras impacto mediático).

Los conflictos intraestatales son mayores que los interestatales y con el tiempo parece que se tiende a aumentar esas diferencias, lo que nos da a pensar que un gobierno mundial -como se plantea en algunos foros- podría dar lugar a más conflictos mundiales.

Se está buscando más cooperación de las potencias regionales en las operaciones de pacificación.

Sin el aval de la ONU una intervención es ilegal, pero no necesariamente ilegítima.

En las misiones de paz se sabe cuando se entra en ellas, pero no cuando se sale, por lo que es preferible que haya un apoyo del Parlamento del país para buscar una continuidad en las políticas de Defensa respecto a esa misión.

-> Las Fuerzas Armadas tienen unos principios específicos:

1)- Son una institución del Estado, una herramienta de él.
2)- Pueden realizar un empleo deliberado y proporcionado de la fuerza legítima. La única institución a la que le puede ser permitida una ofensa legítima.
3)- Organización permanente para la guerra desde tiempo de paz. Las Fuerzas Armadas no se equipan y planifican de hoy para mañana, debe haber una continua preparación: improvisar unas Fuerzas Armadas no da resultados.
4)- Tiene unos derechos restringidos (Derecho Internacional). En base a esos derechos restringidos, por ejemplo, un combatiente (que tiene una especial formación y organización) no puede ser juzgado por la muerte de un oponente si se atiene a la legislación.

Las Fuerzas Armadas no son un “poder” como son el ejecutivo, legislativo y judicial, sino una herramienta del Estado subordinada a las decisiones políticas. Los militares quieren un “respaldo social” para desempeñar su deber, para ello sus acciones deben enmarcarse dentro de la legalidad, defendiendo una causa justa.
Dan también gran importancia a la Historia, ética y moral. Ofrecen un servicio colectivo –no individual– que sirve a la Patria. Para un militar, sin Patria no hay razón de ser.

-> Marco jurídico de la Defensa:

Constitución Española.
Ley orgánica de la Defensa Nacional.
Directiva de Defensa Nacional (hay una por legislatura).

El “marketing” del Ejército no es competencia de las Fuerzas Armadas, sino del Ministerio de Defensa. En concreto la Dirección General de Relaciones Institucionales de la Defensa.

El uso de la fuerza es lo que caracteriza a las Fuerzas Armadas, las demás tareas (humanitarias, etc.) son de carácter ocasional.

Permiten proyectar estabilidad.

Las Fuerzas Armadas pretenden extender la paz, pero mediante el uso de la fuerza. No hay que olvidar la existencia de otros medios para extender la paz (diplomáticos, etc.).

El soldado ha de tener el respaldo de los ciudadanos. Un respaldo que tiene que ser alentado, aumentando el apoyo social.

La influencia de los medios de comunicación es mayor ahora que hace tiempo; las personas juzgan sin tener en cuenta el miedo del soldado, el ser humano que hay detrás.

Cada soldado es un ”decision maker”, tomador de decisiones.

El periodista incrustado puede ser un inconveniente para el soldado.

Se debe dotar mejor a nuestras Fuerzas Armadas para facilitar la toma de decisiones.

Se pide a los políticos que tomen decisiones rápidamente y lo más acertadas posibles, puesto que los temas en juego son capitales.

Los periodistas que trabajan en temas de Defensa tienen un inconveniente: disponen sólo de una única fuente, sin embargo han de respetar lo que digan los mandos. Al no poderse contrastar es más fácil manipular la información, por lo que los periodistas demandan más información y más precisa.

-> Consideraciones respecto a las políticas informativas de Defensa:
– Hay que acercar el conflicto (“poner nombres y apellidos”).
– Mientras no se informa de algo eso no existe.
– Hay desconocimiento respecto a las Fuerzas Armadas y el sentimiento patriótico.
– Nos infravaloramos.
– El minutaje en televisión de los temas de Defensa es mucho menor que en otros países.
– Búsqueda de la transparencia en la información.
– Arropar la información.

Los políticos son los que marcan la actuación de las Fuerzas Armadas, que son un elemento relevante de la fuerza exterior del Estado. Las acciones de las Fuerzas Armadas se deben a una decisión política.

Los riegos y amenazas de hoy en día son intangibles.

-> Condiciones para mandar tropas al exterior:

– Marco legal.
– Decisión política.
– Planeamiento militar.
– Procedimiento de financiación.

Una acción militar requiere voluntad política, decisión militar y apoyo social. Con el esfuerzo de todos se pretende conseguir el objetivo de mejorar un problema concreto que nos afecta a todos.

18
May
08

La lógica ‘publicitaria’ de ETA

ETA no actúa de forma irracional, sino con una lógica, si bien una lógica macabra y criminal. Luis del Pino ha expresado en su blog esta idea que me parece fundamental para el análisis de la banda ETA de cara a su derrota.

Luis del Pino, en su post “¿Por qué mata ETA?”, nos dice que se ha instalado en la opinión de bastante gente la afirmación “ETA mata cuando puede”, “simplificación” que le “parece enormemente perversa”, “con la que sólo se consigue que el terror de ETA se perciba como un terror irracional, carente de causas inmediatas, contra el que nada puede hacerse porque no hay ninguna lógica que lo regule”. Es tremendamente importante darse cuenta de lo falaz de la simplista afirmación. Reproduzco ahora unas notas que tomé, de un seminario sobre Seguridad y Defensa al que asistí, de una intervención de Rafael Calduch:

“La correspondencia entre las cifras de número de atentados por áreas geoestratégicas y las de victimización en esas mismas zonas no se corresponden proporcionalmente. Por ejemplo, Europa es el 2º área de las que consideramos en la ponencia de Calduch con mayor número de actos terroristas, pero en cambio, su victimización es de las menores. De ahí podemos sacar la conclusión de que las estrategias terroristas difieren según las zonas (unas pueden buscar victimización y otras impacto mediático).

Claramente, ETA busca publicidad con sus atentados, presencia en la sociedad a través de la propaganda, los medios de comunicación y el impacto doloroso de sus acciones más o menos calculadas, pero siempre con un objetivo. En palabras de Luis del Pino, “ETA mata como medio de reactivar la presión del terror entre la sociedad española”, “ETA mata o deja de matar no ‘cuando puede’, sino cuando la jugada lo aconseja”. “ETA siempre está ahí, para intentar conseguir que los españoles se cansen, para intentar que el Estado efectúe nuevas concesiones”.

Descubierta su táctica ‘publicitaria’, debemos definir una política de no concesiones a ETA de ningún tipo: ni políticas, ni publicitarias. Combatir a ETA tratando de hacer ver a su entorno lo nefando de sus actos a través de los medios de comunicación, pero sin exceder el tratamiento y su presencia dando una publicidad que no merece a una banda de criminales: no olvidemos que ‘”la publicidad negativa también es publicidad”. Incluso se podría solicitar a los medios una minimización expresa de la cantidad de sus contenidos sobre terrorismo para aplacar su impacto mediático.

Hay quienes podrían pensar maliciosamente que las manifestaciones de la AVT de la legislatura pasada daban alas a los terroristas, y en parte podría parecer que tuvieran razón, pero recordemos que estas concentraciones no eran sólo contra ETA -como se presupone-, sino abierta y legítimamente contra la política antiterrorista de Zapatero, que pasaba por la negociación con la banda armada a través del mal llamado “proceso de paz” y así fomentaba la publicidad de ésta, propiciando la recuperación de los asesinos. Por tanto, la AVT sólo actuaba en reacción a unas actuaciones del Ejecutivo, no era quien comenzaba el conflicto entre éste y aquella, tratando por la vía de la manifestación de hacer ver al Gobierno su error y mitigar consecuentemente la publicitación de ETA.

El “Acuerdo por las libertades y el terrorismo” luchaba contra esta lacra española desde el Estado de Derecho, además de que una unión sin fisuras entre los principales partidos favorecía una ‘despublicitación’ del conflicto vasco: si no se trata extensamente en los medios sobre un asunto básico como es éste al estar ya debatido y tomada una determinación, la propia banda terrorista no tiene espacio para su publicidad.

Encontré hace unos días en un mercadillo de libros usados “Las vísperas del 23-F” (2ª parte de “Jaque al Rey”) de Santiago Segura y Julio Merino. Un libro muy interesante -aunque algunos criticarán a los autores por su procedencia ideológica en vez de ver los argumentos aportados, una verdadera falacia “ad hominem”– que contiene un párrafo, en el contexto de los convulsos años 70 y 80, que merece la pena señalar para completar el artículo: “… ¿qué habría ocurrido si ETA en lugar de ir realizando ‘acciones pequeñas’ hubiese realizado un día una ‘gran acción’? ¿Qué habría ocurrido si en lugar de ir asesinando poco a poco hubiese asesinado de un solo ‘golpe’ trescientos guardias civiles con sus jefes y oficiales correspondientes? Éste es el tema, ETA no ha querido nunca la intervención militar frontal…, lo que ha querido ha sido minar poco a poco la moral del Ejército, para consustancialmente ir debilitando al Estado.”

ETA se ‘contiene’, se ‘dosifica’, juega con España de forma similar a como un pescador suelta o tensa el sedal para capturar su presa por medio del agotamiento, fiel a la izquierda radical y a la sinuosa idea de inspiración leninista: “Dos pasos adelante, un paso atrás”, al dar la vuelta al título de su libro “Un paso adelante, dos pasos atrás”. Desenmascaradas algunas de sus técnicas y mediante una comprensión clara por parte de los dos principales partidos nacionales del camino de la lucha contra ETA, ésta debería ser derrotada. Lástima que el actual Presidente no inspire confianza debido a su pasado de negociación con ETA… pero siempre puede reconocer su error y volver con claridad al “Pacto Antiterrorista”.

08
May
08

Charlton Heston y los valores éticos en la Cultura actual

Charlton Heston fue, además de un mítico actor, un conservador comprometido que apoyó a los republicanos Barry Goldwater (el de la “gloriosa derrota”) y Ronald Reagan. Prueba de ello y de la importancia de la difusión de valores éticos a través del Arte y la Cultura -en el caso concreto de Heston mediante el Cine- son estas líneas de la biografía “Charlton Heston, la épica de un héroe” (1999), de Fernando Alonso Barahona, que me parecen muy pedagógicas para entender algo del actual relativismo moral dominante, aunque cada vez más discutido:

<<Heston, buen espectador de cine, se muestra preocupado por la pérdida de valores y del sentido del héroe y el honor en algunas películas americanas, ya que las europeas no las conoce porque no suelen traspasar las fronteras. En efecto, en los últimos años se han presentado imágenes negativas de soldados, sacerdotes -casi siempre héroes en el cine clásico-, incluso del Presidente de los Estados Unidos (…). La extensión de la violencia urbana en las calles de América es otro problema que no tiene que ver con las películas -sangre y violencia hay en Shakespeare, en la Biblia, en todo el “western” y el fantaterror…- sino, si acaso, con la forma ligera con que se presenta el crimen en algunas de esas películas, como en Pulp Fiction, la comedia negra de Tarantino, y otras más corrosivas del llamado “cine independiente”. Resulta paradójico que los que se extasían con cierta violencia -cuando ataca al orden y a las personas normales-, se escandalizan y censuran la respuesta a ese ataque: léase los films de Schwarzenegger, Stallone, la serie Walker, Texas Ranger de Chuck Norris, Bruce Willis, Mel Gibson (Rescate), Charles Bronson…, sin embargo en estas últimas triunfa el bien sobre el mal, se transmiten valores positivos y no se humilla a la policía.>>

Supongo que estos principios ‘heroicos’ -o de ‘tipo duro’– no vienen recogidos en la “Educación para la Ciudadanía” del ¿masónico? gobierno de Zapatero. Es vital para nuestra sociedad que el liberalconservadurismo recupere la iniciativa en el mundo de la Cultura (diseñando seriamente un proyecto cultural de ‘derechas’) y que los fundamentos de los valores judeo-cristianos se reestablezcan (que suscribo en gran medida como parte de mis convicciones pese a no estar bautizado). Sin embargo, he de añadir que disiento de la posición de Alonso Barahona de ver Pulp Fiction como una película con un tratamiento “ligero” de la violencia, puesto que -aún siendo una comedia negra- tiene momentos con un gran fondo ético y de transmisión de valores: véanse las escenas en que discuten la posibilidad de que un hecho concreto sea milagroso o no y sus consecuencias, o el código ético que sigue en todo momento Butch (Bruce Willis), incluso con sus enemigos.




Categorías

Archivos

Blog Stats

  • 258.413 hits